Lima. El gobierno peruano del presidente Ollanta Humala anunció este martes hasta tres nuevas modalidades de aporte especial o regalías al vital sector minero local, que implicará un mayor ingreso al fisco que busca recursos extras para financiar obras de infraestructura.

El ministro de Economía, Luis Castilla, no dio sin embargo detalles de tasas en el nuevo sistema tributario anunciado tras una reunión del consejo de ministros en el Palacio de gobierno.

Perú es el segundo productor mundial de cobre, zinc y plata y el sexto de oro y tiene en la minería como el responsable del 60% de los ingresos del país por exportaciones.

Castilla dijo que el nuevo esquema tributario será enviado con carácter de urgencia al Congreso para su aprobación.

"Concilian tres objetivos centrales que tenía el gobierno: uno poder maximizar los ingresos para el gobierno nacional, dos preservar la competitividad en el sector minero (...) y tres preservar la seguridad jurídica", afirmó el ministro.

Castilla dijo en una conferencia de prensa que en el nuevo esquema se contempla regalías sobre las utilidades operativas para las firmas mineras que no tienen convenios de estabilidad tributaria con el Estado peruano.

El anterior esquema de regalías se aplicaba sobre las ventas y recaudó el año pasado 646 millones de dólares.

Los ingresos por regalías son destinados a los gobiernos regionales donde operan principalmente las empresas mineras.

Las mismas firmas sin estabilidad tributaria tendrán además "un impuesto especial" también a las utilidades y cuyos ingresos irán directamente al gobierno central.

Gravamen especial. El ministro Castilla refirió que para las empresas que tienen convenios de estabilidad tributaria, el gobierno aprobó un "gravamen especial" sobre sus utilidades operativas.

"Se faculta al Estado a firmar convenios de aceptación voluntaria con las empresas que tienen convenio de estabilidad tributaria al cual está dirigido este esquema", dijo Castilla.

Lo recaudado por este "gravamen especial" también será fuente de ingreso directo al gobierno central, agregó.

El Gobierno de Humala, que asumió el poder en julio, busca con el nuevo esquema captar ingresos por 3.000 millones de soles (unos US$1.100 millones) anuales de las arcas de todas las firmas mineras que operan en este país andino.

El nuevo esquema fue negociado entre el gobierno y las firmas del sector minero, que registran altas utilidades debido a los buenos precios internacionales de los metales.

El acuerdo para elevar el aporte minero fue una de las principales promesas de campaña de Humala, que busca mejorar los indicadores sociales en un país rico en recursos naturales, pero donde un tercio de la población vive en la pobreza.