Lima. El gobierno de Perú buscaba este viernes una solución que ponga fin a la tercera huelga que realizan en un mes los trabajadores de la minera Cerro Verde, de Freeport-McMoRan, que produce el 2% del cobre mundial.

La mediación pondrá a prueba la capacidad del presidente Ollanta Humala, quien asumió el cargo en julio, para resolver los frecuentes conflictos labores y medioambientales en Perú, donde el sector minero es clave para los ingresos por exportaciones.

"Estamos iniciando (la reunión)" con representantes de la empresa y del gobierno, dijo el secretario general del sindicato de trabajadores, Leoncio Amudio, a Reuters.

La huelga indefinida entró este viernes en su segundo día y el gobierno en primera instancia ha declarado legal la movilización, lo que podría presionar a la compañía para que llegue a un acuerdo con los trabajadores.

Esto significa que la firma, que ha apelado la decisión del ministerio de Trabajo, no puede contratar trabajadores temporales para cubrir a los empleados sindicalizados que paralizaron sus faenas.

El fallo de esa apelación se espera para este viernes o lunes.

De prevalecer la decisión de legalidad del paro sería la primera vez que ello sucede en los 40 años de historia de Cerro Verde, que produjo el año pasado 312.336 toneladas de cobre y es la tercera mayor productora del metal en Perú.

El país sudamericano es a su vez el segundo productor mundial del metal rojo, detrás de su vecino Chile.

Freeport también afronta en simultáneo otra huelga en su gigantesco yacimiento indonesio Grasberg.

Los líderes sindicales buscan paralizar la producción en la mina, pero Freeport reiteró el viernes que "la producción de cobre y molibdeno no se ha afectado materialmente por la huelga que se inició ayer".

"Cerro Verde continuará negociando un convenio colectivo para reemplazar el que expiró el 31 de agosto, mientras tanto está operando con sus funcionarios y personal que ha decidido voluntariamente trabajar durante la huelga", precisó en un comunicado al regulador peruano.

La minera local Buenaventura también tiene una participación en Cerro Verde, que opera un yacimiento ubicado en la sureña región de Arequipa.

La huelga en Cerro Verde no incidía con fuerza el viernes en los precios del metal, pues los inversores centraban su atención en los temores por el sombrío panorama económico mundial.

Las acciones de Freeport operaban estables a US$31,34 a las 1726 GMT, mientras que los papeles de Cerro Verde retrocedían un 0,89%, a us$33.5.