Lima. El Ministerio del Ambiente (Minam) señaló que urge tomar acciones preventivas para reducir al mínimo los efectos de la contaminación de los alimentos como consecuencia de la minería ilegal, y así evitar que la salud de la población más vulnerable y expuesta resulte afectada.

El asesor de la Alta Dirección del Minam, Ernesto Ráez, indicó que el ministerio está colaborando al educar a la población de los departamentos más afectados por la minería ilegal, especialmente de oro, que son Madre de Dios, Puno, Arequipa, La Libertad y Piura.

“Se necesita acción preventiva y educar a la población de las zonas amazónicas que son las más afectadas por la minería ilegal”, declaró.

Además, explicó que el mercurio, potencialmente tóxico, se usa sin control en la minería ilegal, causando graves daños en la salud de la población y en los ríos que son hábitats de peces y otras especies hidrobiológicas que conforman la cadena alimenticia humana.

El mercurio usado en la minería ilegal es arrojado a los ríos luego de usarlo en la extracción del oro, es absorbido por plantas acuáticas y microorganismos que sirven de alimento a peces pequeños que son devorados por peces más grandes.

En ese proceso, manifestó que el mercurio inorgánico es metabolizado en el organismo de los peces y se convierte en metil mercurio, compuesto neurotóxico de enorme efecto negativo en la salud humana.

En tanto expresó que los peces más afectados son los de larga vida y gran movilidad como el bagre, la doncella, zungaro, saltón, dorado y los que tienen más grasa.

“Es necesario educar a la población y decirle que traten de comer peces más pequeños y jóvenes, ya que éstos son los que tienen menos acumulación de metil mercurio y, por tanto, tienen menos probabilidades de estar contaminados”, afirmó.

Ráez sostuvo que hay estudios que muestran que los peces en Madre de Dios tienen niveles de metil mercurio muy superiores a los máximos aceptables, y que también la población tiene alto contenido de metil mercurio.

“En Puno los ríos Suchis y Ramis están siendo contaminados por relaves tóxicos, y esto se repite en varios ríos de la región amazónica”, dijo.

Asimismo, recomendó consumir fruta, especialmente castaña, que posee un componente llamado selenio que impide la acumulación de metil mercurio en el organismo.

Los efectos del metil mercurio en la sangre son nefastos para el ser humano, causándole daños en el sistema nervioso, inmunológico y el sistema cardiovascular.

Entre los síntomas de la exposición prolongada de un ser humano al mercurio se encuentran: temblores en las manos, pérdida de visión, dolencias en los oídos, dificultades al hablar y problemas digestivos, entre otros.