El ministro de Agricultura y Riego, Juan Manuel Benites, se reunió este lunes con autoridades y organizaciones sociales de esta provincia cusqueña, en la cual se ha instalado mesas de trabajo, como resultado del diálogo y el desarrollo que promueve el gobierno en La Convención.

A su llegada al Cusco, el ministro se trasladó en helicóptero a la localidad de Quillabamba, capital de La Convención, para iniciar la agenda de actividades con una visita de campo a diversas parcelas cafetaleras, que han sufrido los efectos de la enfermedad de la roya amarilla del cafeto.

“Es la primera vez que un ministro de Agricultura y Riego (Minagri) llega hasta Quillabamba para reunirse con los pequeños productores y recoger todas sus inquietudes. El Minagri está comprometido con la pequeña agricultura y sobre todo, con los cafetaleros”, sostuvo.

Luego, la comitiva participó de una reunión en su sede institucional con los productores de la Central de Cooperativas Agrarias Cafetaleras (Cocla) del Cusco, donde se abordó la problemática de los agricultores dedicados al cultivo del grano y que sufrieron los estragos de la plaga.

En su exposición, el ministro recalcó el compromiso del ministerio de Agricultura y Riego en la atención de la plaga de la roya amarilla, como lo acredita la implementación del plan de emergencia que contó con una inversión de más de 100 millones de nuevos soles (US$34,5 millones) y la entrega de kits, a fin de mitigar los impactos de la plaga en los cultivos.

Dijo que a la fecha, el Minagri ha destinado 113 millones de nuevos soles (US$39 millones) para atender la renovación de 15.000 hectáreas cafetaleras (el 85% fue para selva central y el 15% para el resto del país) beneficiando a 11.400 productores.

Sin embargo, en los próximos meses (agosto-setiembre) se destinarán 40,7 millones de nuevos soles (US$14 millones) adicionales como primer desembolso de la campaña agrícola 2014-2015 para atender a 5.000 hectáreas orientados a diferentes regiones del país.

Benites reiteró el compromiso del Gobierno con el funcionamiento y los acuerdos que resulten de cada una de las mesas de trabajo que fueron puestas en marcha la semana pasada en La Convención por el viceministro de Políticas Agrarias, César Sotomayor.

Como se sabe, en la localidad de Quillabamba se han instalado cuatro mesas de trabajo. La primera abordará la problemática de la roya amarilla del café y la mosca de la fruta que han causado estragos en la producción agrícola de la zona.

La segunda mesa de trabajo tratará la producción de té, con un equipo integrado por representantes de la Dirección Regional de Agricultura, productores de la zona, director zonal de Agro Rural, entre otros.

Mientras la tercera mesa técnica evaluará a las empresas agrarias, principalmente las centrales cooperativas que tienen problemas de organización y financieras y; finalmente, la cuarta mesa es sobre la coca donde habrá representantes de las bases de productores y representantes de la Empresa Nacional de la Coca (Enaco) y el Fondo Nacional de Financiamiento de la Actividad Empresarial del Estado (Fonafe).

La comitiva que llegó este lunes a Quillabamba también estuvo integrada por el viceministro de Políticas Agrarias, César Sotomayor, y los jefes del Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa), Jorge Barrenechea; y de Agro Rural, Álvaro Quiñe, entre otros.