Tegucigalpa. El gobierno del presidente Porfirio Lobo Sosa tiene una serie de propuestas para convertir la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) en una empresa autosostenible. 


Organismos como el Banco Mundial (BM) y la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) han elaborado una serie de estudios para que la estatal eléctrica pueda mejorar su capacidad de inversión en el mediano y largo plazo, principalmente en la parte de distribución y transmisión, que es donde la empresa pierde al año más de 3.000 millones de lempiras (US$156 millones) por deficiencias técnicas y no técnicas.

Un informe denominado "Honduras: Estudio de actualización y revisión del sector eléctrico", elaborado por el consultor internacional Manuel Dussan a petición de JICA, concluye que "En su análisis, el consultor llegó a la conclusión de que no existe la voluntad política de dividir la empresa en distintos negocios, pues lo que se busca es una clara diferenciación en la gestión de las distintas actividades pero sin modificar la situación de empresa integrada de propiedad del Estado".

Por ese motivo, Dussan reemplazó el concepto de Unidades Independientes de Negocio (UIN) por Unidades de Gestión (UG).

Por otra parte, el consultor identificó varios aspectos de las normas vigentes que condicionan el diseño y funcionamiento de UG, tales como la obligación de utilizar el Sistema de Administración Financiera Integrada (SIAFI) y las restricciones impuestas por la legislación vigente al proceso de compras y contratación, por lo cual es necesario adecuar la organización para que pueda funcionar como una empresa comercial de servicios públicos, pero sujeta a normas diseñadas para entidades de gobierno.

La propuesta. El Banco Mundial publicó en julio de 2007 el informe "Honduras: Temas y opciones del sector de energía", el que contiene un diagnóstico completo del sector eléctrico. 


En base a esos resultados, Manuel Dussan revisó el mencionado trabajo y propuso reorganizar la empresa en cuatro unidades de gestión -generación, transmisión, centro de despacho y distribución-, apoyadas por dos unidades de servicios corporativos y dirigidas por un gerente operativo.

La unidad de transmisión se organizaría en dos regionales y la de distribución en tres, que es la forma en que actualmente está regionalizada la empresa. El consultor diseñó la estructura organizacional en detalle, los ajustes en los sistemas contables y financieros y los procedimientos para hacer la separación contable de las UG y crear una contabilidad de costos, la asignación de personal y la metodología de selección de los nuevos directivos, y diseñó el plan de implementación.

Como complemento de lo anterior, otra firma consultora (HQ Solutions) diseñó en detalle los procedimientos para la selección técnica y transparente de los nuevos directivos teniendo en cuenta sus aptitudes, experiencia y calificaciones. La organización propuesta es consistente con el proyecto PROMEF y la creación de un área centralizada de distribución y comercial.

El consultor discutió el informe con las autoridades de gobierno y la ENEE y en principio hay acuerdo sobre lo propuesto, excepto que la ENEE considera que no se justifica crear el centro de despacho como una unidad separada del negocio de transmisión. También se cuestiona si es necesario crear el cargo de gerente operativo.

"El objetivo no es reorganizar la empresa, sino más bien crear las condiciones para mejorar su eficiencia", subraya el informe de JICA.

El reto de mediano y largo plazo es que los ingresos de la ENEE ajusten para impulsar el programa de inversión y depender en menor medida del financiamiento internacional.