El presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Alfredo Fratti, dejó entrever que recomendará al Poder Ejecutivo revistar la política de estímulos que el Estado otorga a la industria frigorífica, en caso de que en las próximas semanas no se revierta la tendencia de la faena y el precio que recibe el productor por el ganado.

“Si esto se mantiene, trataremos de pensar y recomendar alguna medida al Ejecutivo al respecto. No soy de la política intervencionista, pero no creo que el Estado y el gobierno tenga que ser un simple espectador”, advirtió Fratti en entrevista con Valor Agregado de radio Carve. La próxima Junta Directiva del INAC –que integran las gremiales agropecuarias, los frigoríficos y el Poder Ejecutivo– está prevista para el próximo 20 de enero, pero es probable que puede citarse a una reunión extraordinaria antes de esa fecha.

El titular del INAC recordó que cuando la industria frigorífico tuvo “dificultades” se votó “la extensión del seguro de paro parcial”. Este mecanismo permite a los frigoríficos reducir los jornales de trabajo y que sus empleados tengan una pérdida de salario mínima respecto al régimen común de seguro de parto donde el empleado percibe el 50% o el 70% (si tiene familia) de su ingreso. Otra de las ventajas de este régimen es que evita que los obreros del sector tengan incentivos para abandonar el rubro.

“Quizás pueda haber medidas que directamente no tengan que ver con el precio (del ganado) y que ayuden a regularizar esta situación”, adelantó Fratti, que evitó profundizar en detalles. Por otro lado, otro de los incentivos tributarios que percibe la industria frigorífica es una devolución impositiva del 2% del monto de sus exportaciones. Aunque en este caso los propios frigoríficos le han reclamado al Ministerio de Economía que revea este mecanismo y eleve el mismo, ya que antes de la Reforma Tributaria (2007) la industria percibía devoluciones impositiva por encima del 5%, según el tipo de corte.