El gobierno tiene sobre la mesa dos propuestas para resolver el tema Pluna, pero deberá apostar a una de ellas ya que son incompatibles.

Por un lado está la oferta del empresario argentino Juan Carlos López Mena, que quiere “la totalidad” de las rutas que tenía Pluna. Del otro lado está la propuesta de los ex trabajadores de la aerolínea, que pretenden asociarse con una aerolínea europea para volar solamente el puente aéreo Montevideo - Buenos Aires.

La propuesta del dueño de la naviera Buquebus y la aerolínea BQB consiste en arrendar los aviones que el 1° de octubre adquirió la española Cosmo, contratar a 250 de los casi 900 trabajadores de la ex Pluna y retomar los vuelos de la empresa.

Respecto a este último punto, López Mena fue claro en los encuentros que mantuvo con representantes de la oposición el viernes; su plan implica “la concesión definitiva sin cargo ni costo de la explotación comercial de la totalidad de las rutas, frecuencias y horarios de vuelo”.

Así está escrito en el documento que entregó a los legisladores y en el que resume su plan de negocios.

La propuesta choca con las pretensiones del gobierno, que esperaba poder negociar los vuelos a cambio del pago de deudas por más de US$45 millones. Eso está plasmado en la ley de liquidación de Pluna, que establece que quien adquiera los bienes subastados “podrá negociar” con el Poder Ejecutivo la concesión de las frecuencias, aunque “sujeto a la incorporación de trabajadores de Pluna SA, así como la asunción de otros pasivos de Pluna SA asumidos o garantizados por el Estado”.

Los pasivos a los que se refiere la norma son deudas con Ancap por US$30 millones, y con el Banco República por US$16 millones. De aceptar la propuesta de López Mena tal como está planteada, el gobierno perdería la posibilidad de financiar parte del abultado pasivo de Pluna, que en total ronda los US$130 millones.

Por otra parte, esta opción está teñida de suspicacias luego de la seguidilla de reuniones, manifestaciones y almuerzos  secretos sucedidos en la semana que termina.

En tanto, el Poder Ejecutivo estudia la propuesta de los trabajadores de la ex Pluna. El sindicato de trabajadores quiere cogestionar la aerolínea en conjunto con Air Nostrum, una filial regional de la española Iberia. Su idea es utilizar los otros seis aviones Bombarider que formaban parte de la flota de Pluna, y que fueron adquiridos bajo el formato de leasing (arrendamiento con derecho a compra).

Utilizarían también las frecuencias en reserva por el Poder Ejecutivo, sobre todo las del puente aéreo con Buenos Aires (Carrasco-Aeroparque). Por eso ambas propuestas son incompatibles.

César Iroldi, dirigente del sindicato de ex empleados, dijo que tras reunirse con José Mujica, el presidente les “dio para adelante” y los animó a presentar una propuesta más acabada. Los proyectos cogestionados suelen seducir a Mujica.

Malestar y amenaza. Fuentes cercanas a López Mena dijeron que se encuentra con “malestar” y “sorprendido por la reacción, las especulaciones y los términos usados por los medios, especialmente ‘testaferro’.

No entiende que se piense que él sería capaz de presentarse ante la subasta con el nombre de otra persona, ni los motivos por los que haría tal cosa”, dijeron las fuentes.

En el encuentro con los representantes de la oposición, el empresario se esmeró en rechazar un vínculo con la empresa Cosmo, aunque reconoció tener una relación de amistad “casi familiar” con Hernán Antonio Calvo Sánchez, el “caballero a la derecha” que levantó la mano en la subasta para ofrecer US$137 millones por los aviones.

López Mena transmitió a los legisladores que si el nivel de polémica y cuestionamiento de los últimos días persiste, analizará retirar su propuesta. “Nos dio a entender que, con todo este escándalo, no quiere saber nada de los aviones, ni aunque se los regalaran”, dijo el senador colorado Ope Pasquet, que participó de los encuentros.

El documento que resume el plan de negocios no entra en detalles de su implementación. “Es un listado de cláusulas de un acuerdo”, dijo Pablo Mieres, presidente del Partido Independiente. Allí no aparece el monto por el que López Mena se propone arrendar los aviones durante cinco años.