Caracas. Venezuela advirtió este lunes a alcaldes, gobernadores y compañías estatales que paguen sus cuentas vencidas del servicio eléctrico o se arriesguen a sufrir el corte del suministro, buscando acabar con el derroche en el consumo energético y equilibrar las cuentas.

El ministro de Energía Eléctrica de Venezuela, Alí Rodríguez, dijo a la agencia de noticias estatal AVN que "la deuda que tienen estos organismos se acerca a los 4.000 millones de bolívares (US$930 millones)".

"Arreciaremos los sistemas de cobranza y se ha ordenado el corte de la electricidad a aquellas instituciones que no estén al día con su pago". Alí Rodríguez.

Según declaró Rodríguez, el dinero cobrado el 2010 por la compañía estatal de electricidad Corpolec sólo cubrió la mitad de la nómina en un año de severos cortes de energía.

"Arreciaremos los sistemas de cobranza y se ha ordenado el corte de la electricidad a aquellas instituciones que no estén al día con su pago", agregó el ministro.

"Entre los objetivos planteados está incrementar esa recaudación a fin de que esto nos permita cubrir no solamente el pago de la nómina sino también las operaciones del Sistema Eléctrico Nacional", dijo Rodríguez.

Nacionalizaciones en sector eléctrico. El gobierno del presidente Hugo Chávez nacionalizó el sector eléctrico en el 2007, entre cientos de compañías expropiadas como parte de su campaña para construir una economía socialista.

Sin embargo, los precios bajos y la débil fiscalización instan al derroche y al robo de energía.

Mayor consumo en la región. Rodríguez dijo que Venezuela, el mayor exportador de petróleo de América del Sur, también es el mayor consumidor per capita de energía en el continente, por encima de países más industrializados como Argentina, Chile y Brasil.

"Esto muestra un alto nivel de derroche. Se han conseguido logros, una buena parte de la población ahora está ahorrando energía, pero se necesita más", declaró el funcionario.

Venezuela está emergiendo con dificultad de una larga recesión, exacerbada el 2010 por el extendido racionamiento de la energía eléctrica causado por una larga sequía que afectó a las centrales hidroeléctricas.

¿Devaluación adicional? Una caída en la producción, el alto gasto público y un débil sector privado persuadieron al gobierno de Chávez a devaluar el bolívar en diciembre de 2010 -la segunda vez que se toma esta medida en menos de un año- pese a la subida de los precios del petróleo.

Algunos analistas creen que el Gobierno está considerando una devaluación adicional o aumentar los precios de la electricidad para equilibrar sus cuentas.