Emen. El ministro para Transporte Acuático y Aéreo, Luis Gustavo Graterol Caraballo, señaló que el gobierno no tiene deudas con las aerolíneas, pues "ellas han cobrado sus boletos, sólo se discute el tema del otorgamiento de las divisas."

"Podemos entender esto como un tema semántico, ellos han cobrado sus boletos, (..) nosotros como gobierno hemos sostenido con el sector determinar cuánto le corresponde a ellos asignar las divisas que están solicitando", dijo.

Graterol ratificó que la tasa cambiaria para los boletos aéreos es el Sicad 1, "no debe haber más distorsión sobre el referencial cambiario, el valor del boleto debe ser calculado a tasa Sicad 1".

Citó como ejemplo un viaje internacional: si compra un boleto desde Maiquetía a Bogotá se lo venden a US$2.500 y de Bogotá a Maiquetía US$1.060. “Ahí tiene un sobreprecio de 138,9% en el valor del boleto”, indicó.

Dijo que las tarifas se vienen revisando. "21 aerolíneas entregaron sus bandas tarifarias; 18 entregaron el valor de sus boleterías en divisas, de las cuales tres fueron devueltas porque los precios no se ajustaban”, dijo en entrevista a Venevisión.

Citó como ejemplo un viaje internacional: si compra un boleto desde Maiquetía a Bogotá se lo venden a US$2.500 y de Bogotá a Maiquetía US$1.060. “Ahí tiene un sobreprecio de 138,9% en el valor del boleto”, indicó.

El ministro se refirió a la disponibilidad de cupos aéreos a lo que precisó que con estas medidas “se va a solventar la disponibilidad de los cupos aéreos, pues cuando entras en la conversación franca con las aerolíneas entramos en lo que ellos deben cobrar por el valor del boleto”.

"Como ministerio, sumando rutas nacionales e internacionales, hemos recibido solicitudes de 503 vuelos adicionales, de las cuales 148 adicionales son internacionales y el resto de las solicitudes son vuelos nacionales".

Negó rotundamemente las denuncias que han hecho sectores de oposición, las cuales señalan que la aerolínea Conviasa no les permite abordar vuelos: “Conviasa es de todos los venezolanos. El pretender victimizarce forma parte de la guerra económica”.