Caracas. El gobierno de Venezuela informó el jueves a las aerolíneas internacionales que operan en el país que los pagos de las ventas de 2014 se realizarán con normalidad y que revisará con las compañías la situación de la deuda correspondiente a 2013, indicaron fuentes cercanas a la reunión entre las partes.

Los ministros de Transporte Aéreo, Hebert García Plaza, y de Economía, Rodolfo Marco, se reunieron este jueves con representantes de las aerolíneas para indicarles que a partir del 3 de febrero se les informará sobre cómo se liquidará la deuda pendiente, que extraoficialmente ronda los US$3.000 millones.

En la reunión también estuvo presente Alejandro Fleming, presidente del Centro Nacional de Comercio Exterior, nuevo organismo encargado de la administración de divisas en el país.

"El presidente @NicolasMaduro está interesado desde el principio en resolver los problemas que se presentan con las Líneas Aéreas", señaló García Plaza en la red social Twitter al inicio de la reunión.

Según las fuentes consultadas por Efe, que pidieron el anonimato, las autoridades indicaron que a partir del lunes visitarán las sedes de las aerolíneas para hacer una fiscalización con el propósito de revisar los costos de las compañías y los precios de los boletos aéreos.

Agregaron que el gobierno señaló que pagará a las aerolíneas regularmente por las ventas de 2014 y que "van a chequear" la deuda del 2013, después de que los precios de los billetes se dispararan en el último tramo del año pasado.

Efe intentó sin éxito obtener un comentario de algunas de las autoridades que intervinieron.

Fuentes de compañías aéreas consultadas indicaron que determinar el costo de un vuelo internacional depende de una infinidad de factores que no se pueden circunscribir a la ruta concreta ni a los países entre los que se vuela.

En Venezuela existe desde 2003 un sistema de control de cambios que deja en manos del Estado el monopolio de la administración y distribución de divisas para una serie de supuestos como es el de los viajes al exterior.

La enorme diferencia que hay entre el dólar oficial (6,3 bolívares) y el ilegal paralelo, que puede superar más de 10 veces ese precio, ha hecho que se dispare la compra de billetes aéreos solamente para conseguir el cupo de divisas al cambio oficial y revenderlos ilegalmente.

Esto disparó la demanda por boletos aéreos y llevó a algunas aerolíneas a restringir las ventas a la espera de que el gobierno cancele la deuda.

El gobierno venezolano ha denunciado la existencia de mafias y de especuladores que se benefician de este mecanismo y ayer anunció que a partir de ahora el cambio para los viajeros será a un tipo variable que ronda los 11,3 bolívares por dólar con el fin de reducir el monto destinado a ese renglón y favorecer la entrega de dólares a la actividad productiva.

"El cupo de los viajeros va a existir, pero unos montos razonables, nosotros vamos a bajar de US$8.600 millones a US$5.000 millones", indicó el vicepresidente económico, Rafael Ramírez en una entrevista en el canal Venevisión.

Esa es la cantidad que, según el gobierno, destina a tarjetas de crédito y efectivo para viajeros, líneas aéreas, remesas familiares y estudiantiles, pensiones y jubilaciones, consulares y los diplomáticos.