Caracas. El ministro de Energía Eléctrica, Alí Rodríguez Araque, dijo que el gobierno colombiano no ha hecho una propuesta consistente que permita abrir una negociación para la compra de electricidad, pero advirtió que el gobierno venezolano no tiene una posición dogmática sobre el asunto, por lo que estaría dispuesto a considerar una propuesta de su vecino que resulte beneficiosa.

 Pese a que diversos voceros del gobierno colombiano han declarado que existe una propuesta formal para la venta de 150 megavatios de energía a Venezuela, Rodríguez insiste en que sólo fue recibido un memorando, entregado por un funcionario de menor rango de Colombia, en el cual se establecía un precio excesivo para la energía ofertada.

 "Pensando que era algo consistente, revisamos la oferta con funcionarios de ambas naciones. La propuesta era costosa, por encima del máximo que se paga a escala mundial, y en segundo lugar era una oferta de apenas 40 megavatios.", señaló el titular del despacho eléctrico.

 Otra fuente de confusión en este asunto, sobre la supuesta proposición de venta de energía por parte de Colombia a Venezuela, es que el gobierno nacional asegura que el país vecino pretendía intercambiar el suministro eléctrico por combustible barato.

 Sin embargo, en ninguna de las declaraciones ofrecidas por funcionarios de la nación vecina se habla del interés de obtener combustibles con descuentos, sino que se refieren al negocio como una venta simple.

 Resulta evidente que este proceso de negociación está afectado por el clima conflictivo que atraviesa la relación diplomática entre ambos países, y aunque Rodríguez Araque diga que existe una posibilidad de llegar a un acuerdo, pareciera muy difícil concretar la adquisición de energía eléctrica debido a las dificultades de comunicación.

 Ante la crisis eléctrica que vive Venezuela, expresada en un déficit estructural de unos 4.000 megavatios en el suministro de electricidad, Colombia decidió retomar su oferta de vender 150 megavatios excedentarios producto de la suspensión de sus ventas de electricidad a Ecuador.

 Colombia ya suministra energía. A los efectos del gobierno de Colombia, no debería existir ninguna complicación, toda vez que históricamente esa nación ha sido un proveedor regular de electricidad a Venezuela.

Según declaraciones del propio ministro de minas y energía colombiano, Hernán Martínez, su país ha suministrado diariamente entre 70 a 80 megavatios, por espacio de años, y que en esta ocasión, por la coyuntura, estarían dispuestos a incrementar el volumen a 150 megavatios.

Luego de que Colombia hiciera la primera oferta en febrero pasado, tras haber suspendido el envío regular de electricidad en diciembre, ha sido imposible generar un simple mecanismo de negociación directa entre ambas naciones para ponerse de acuerdo sobre precios y volúmenes de la energía que Venezuela necesita con urgencia.