Caracas. El ministerio de Energía ordenó a las empresas mixtas conformadas entre la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y unas 20 firmas privadas subir su producción de crudo, en medio de la caída de las exportaciones del socio de la OPEP, según una carta vista por Reuters este miércoles.

La actividad petrolera, de la que depende más de 90% de los dólares que alimentan la economía venezolana, se contrajo por séptimo trimestre consecutivo entre julio y septiembre debido a una consecuente caída en la producción de crudo, gas y productos refinados, reportó el Banco Central.

"Se instruye a los socios de las empresas mixtas a que en un plazo no mayor de 30 días hábiles (...) presenten ante este despacho un plan de remediación para asegurar la oportuna ejecución del plan de inversiones y producción", dice la misiva, enviada por el ministro Rafael Ramírez en noviembre.

En estas empresas mixtas, que tienen una capacidad conjunta de producción de unos 400.000 barriles por día (bpd) participan la brasileña Petrobras, la estadounidense Chevron, la española Repsol y la británica BP, entre otras.

El ministerio argumenta que ha observado "con preocupación" un desfase entre las inversiones y la producción previstas en los planes de negocio y las efectivamente alcanzadas.

Pero muchas compañías están solicitando prórrogas de 30 días adicionales para presentar los planes de remediación, dijeron fuentes de las firmas.

Cuando los convenios operativos celebrados por Pdvsa con firmas privadas se convirtieron por órdenes del gobierno de Hugo Chávez en empresas mixtas con mayoría estatal en 2006, las nacientes compañías se comprometieron a desembolsar dinero para elevar su extracción.

Aunque la producción comenzó a subir en 2008, en enero de 2009 la brutal caída de los precios del crudo obligó a Pdvsa a recortar abruptamente los presupuestos de gastos a inversiones de estas sociedades, lo que ha traído como consecuencia la caída libre de la producción, afirmaron las fuentes.

A toda costa. El ministro Ramírez admitió el mes pasado las dificultades que enfrenta Venezuela para retomar sus niveles habituales de producción y dijo que, pese a ello, la extracción total se mantiene en torno a tres millones de bpd, muy por encima de los 2,2 millones de bpd que reportan segundas fuentes.

"En nuestro caso, a diferencia de países árabes con características diferentes, nosotros tenemos que lidiar con 17.000 pozos", recordó.

Aunque el país sudamericano sostiene que esta baja le ha permitido cumplir más estrictamente con el recorte OPEP que se aplica desde enero de 2009, buena parte de los esfuerzos de la estatal Pdvsa están concentrados en restituir el bombeo.

Meses atrás directores de Pdvsa pidieron a las empresas mixtas que intervendrán las multimillonarias áreas nuevas de la Faja del Orinoco que adelanten los cronogramas de producción para tener los primeros barriles en 2011.

Y, en la misiva firmada por Ramírez, el ministerio solicita a las empresas mixtas tradicionales "evaluar mecanismos de financiamiento y capitalización" para levantar recursos dirigidos a aumentar la extracción.

Esto supone entregar aportes o préstamos por parte de los socios, conseguir financiamiento para el capital de trabajo y los proyectos de inversión, reutilizar los dividendos o fusionarse con otra empresa mixta.

"En el supuesto de no obtenerse resultados satisfactorios (...) dentro de un plazo razonable, el ejecutivo nacional podrá tomar las medidas que considere pertinentes", concluye la carta.