El ministro de Energía Eléctrica de Venezuela, Alí Rodríguez Araque, reiteró el viernes pasado que el gobierno venezolano prevé llegar a 50%, o un poco más, de generación térmica.

En este sentido, sostuvo que no sólo se trata de atender los niveles del embalse del Guri, sino de incrementar la capacidad de generación, particularmente de generación térmica. 

El ministro destacó que el gobierno está ejecutando importantes inversiones para acumular los megavatios (MW) que se requieren para alcanzar la estabilización y llegar a un nivel de equilibrio entre lo que es la generación térmica y la generación hidroeléctrica.

Sobre este punto, Rodríguez Araque precisó que la estimación del incremento de termogeneración para este año estaba originalmente en 4000 MW, y al tomar en cuenta que Petróleos de Venezuela (Pdvsa) ha hecho un programa propio para desarrollar la autogeneración, junto con el esfuerzo de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), para 2010 estiman acercarse a los 6 mil MW, principalmente de generación térmica. 

Para mayo de este año, la generación térmica se habrá incrementado a 1.413 MW y el total para 2010 es de 5.907 MW, la mayor parte de esto corresponde a Corporelec y una opción muy significativa a Pdvsa, que también está importando plantas, dijo. 

Rodríguez Araque mencionó que en el caso de la planta de generación en la refinería de Puerto La Cruz, estado Anzoátegui, esto implicará que dicha refinería deje de consumir electricidad del sistema eléctrico nacional, y no sólo la produzca para la planta sino para hacer aportes al país. 

El objetivo es llegar a 64% de generación térmica, por encima significativamente de la actual relación entre térmica e hidráulica, según declaraciones reproducidas por El Mundo.