Caracas. Durante las jornadas del viernes, enmarcadas en la llamada segunda "ofensiva económica", el gobierno se enfocó especialmente en impulsar estrategias para aumentar la producción local de insumos lácteos.

De manera simultánea, funcionarios del Ejecutivo nacional visitaron fábricas de productos lácteos, a fin de mostrar avances y dar un espaldarazo del gobierno central para potenciar la producción de la industria láctea en el país.

El vicepresidente ejecutivo, Jorge Arreaza, encabezó la inspección a la planta de leche Lactalis (antigua Parmalat), en el estado Barinas. Durante un pase por VTV, resaltó la necesidad de analizar cada elemento para garantizar el incremento de la producción.

“Estamos buscando el compromiso del sector privado. Vamos a colaborar, pero también vamos a tener metas de producción muy claras”, aseveró.

Se informó que la directiva de Lactalis se reunió con funcionarios del Gobierno en aras de aumentar la producción. Durante la visita a la planta de Barinas, también estuvo el presidente de Cavilac, Roger Figueroa, quien dijo que dan la mano al gobierno del presidente Nicolás Maduro para remar en la misma dirección de aumentar la producción: “Esta es la dirección correcta para que, en el futuro no muy lejano, podamos tener un abastecimiento suficiente”.

La planta de Barinas de Lactalis cerró 2013 con el procesamiento de 44 millones de litros de leche y se espera que suba este año a 60 millones de litros.

Arreaza indicó que abordaron algunos nudos críticos en la producción, como la necesidad de instalar un sistema de generación eléctrica y un sistema de arrime de la leche de los productores y los precios.

Arreaza añadió que hay una lista de 377 empresas de impacto en la economía que serán visitadas próximamente.

Por su parte, el ministro de Agricultura y Tierras, Yván Gil, destacó que el crecimiento del consumo de leche en Venezuela cerró en 2013 con casi 145 litros de leche por persona al año, por encima del nivel recomendado por la FAO, que es de de 120 litros per cápita.

“Se trata de un ascenso considerable teniendo en cuenta que, en los años noventa, ese consumo estuvo por debajo de 50 litros por persona al año”.

Señaló que cerca de 45% de ese consumo nacional es de origen importado, por lo que el país está ante el reto de elevar la producción.