Caracas. Luego de fustigar los titulares de prensa, el ministro de Energía Eléctrica, Alí Rodríguez Araque, aseguró categórico a los "desestabilizadores" que "no hubo, no hay y no habrá colapso eléctrico en el país". Y al mismo tiempo indicó que ya están creadas las condiciones para ir reduciendo progresivamente las medidas de racionamiento de electricidad.

El funcionario, que convocó a la prensa para dar detalles y hacer un balance del plan de recorte energético, dijo que la situación de emergencia tiende a desaparecer aun cuando se deben mantener algunas medidas, entre las que destaca la ampliación de la capacidad de generación térmica.

Rodríguez Araque se mostró satisfecho con los resultados de los primeros meses del plan y optimista de cara al futuro.

Destacó que el plan para incrementar la capacidad termoeléctrica del país por encima de los 5.000 megavatios se cumplirá dentro de lo previsto.

Asimismo indicó que para 2015 crecerá la potencia entre 15.000 y 20.000 megavatios.

Dentro del programa actual, el funcionario señaló que a escala nacional se instalaron al mes de marzo más de 600 megavatios, lo que significa que "casi se triplicó el plan original que contemplaba 200 megavatios.

El Ejecutivo estima que entre mayo y julio va a haber un cambio significativo con la nueva capacidad de generación que se incorporará, lo que durará hasta finales de este año, cuando se espera lograr la meta anunciada, y seguir con el plan hasta 2015.

En relación con la situación actual del Guri, Rodríguez Araque informó que durante el día miércoles no hubo retroceso de la cota, y que lo que más se contrae son tres centímetros diarios, contra los 15 centímetros que llegó a disminuir hace semanas atrás.

Se han alcanzado las metas, afirmó, pues también se logró evitar la cota crítica de 240 metros sobre el nivel del mar.

Planta Centro. La potencia entregada por Planta Centro dejó de ser una incógnita. El ministro explicó que la unidad N° 4 está generando 310 megavatios; la N° 1 inicia pruebas de sincronización este martes próximo, sin embargo, no hay fecha para la incorporación de los 320 megavatios que entregará al sistema.

Asimismo, se trabaja con empresas para la reparación de las unidades N° 2 y N° 5.

Para este año, asegura el ministro, la planta estará entregando más de 1.000 megavatios.

Las otras patas de la mesa. Sobre transmisión y distribución poco se sabe. Esta vez el titular de la cartera eléctrica informó que se comenzaron a acometer planes agresivos de mantenimiento y reparación de equipos de transmisión y distribución en las zonas de Anzoátegui, Barinas y Aragua.

Precisó que este jueves fue desplegado un enorme contingente de funcionarios, ingenieros, operadores, entre otros, que se desplazarán a esos estados críticos en la materia con el fin de corregir en el menor tiempo posible los problemas.

Aunque no dio mayores detalles, Rodríguez Araque indicó que no solo se harán esfuerzos en termogeneración, sino que se continuará el trabajo en hidroelectricidad, por lo que se acelerará el proceso de culminación de la planta hidroeléctrica La Vueltosa, en el Uribante Caparo, cuya situación es incluso más compleja que el Guri. Explicó el ministro que existe un plan para incluir nuevas capacidades de hidrogeneración.

Crece la conciencia. El balance de este período deja al ministro con un buen sabor. Según él, se ha cumplido el objetivo con creces. No solo se ha reducido el consumo y se ha logrado un cumplimiento de 60%, sino que ha crecido la conciencia de los venezolanos que históricamente han vivido en un ambiente de derroche energético.

Aseguró que Caracas fue un ejemplo, se redujo el consumo en unos 200 megavatios, mientras que en el resto del país, pese a que no se logró la meta, muchos consumidores bajaron la demanda de energía aunque no hayan logrado alcanzar el objetivo establecido.

En el futuro cercano. El plan global para 2015 estima que para la fecha la capacidad instalada de generación esté en el orden de 31.000 megavatios, incluyendo las capacidades actuales.

El ministro de Electricidad señaló que la idea es mantener el ritmo de inversiones en el sector, para responder a la demanda creciente de electricidad que se proyecta en el país.

Aseguró que la experiencia vivida es una muestra para que el país busque el sostén adecuado de termoelectricidad.

De acuerdo con lo expresado por el viceministro de Desarrollo Eléctrico, Javier Alvarado, se estima un crecimiento interanual del consumo en el orden de 5% para los próximos cinco años.