Washington. Goldman Sachs Group acordó pagar US$550 millones, un monto récord para un banco de Wall Street, para poner fin a una demanda por fraude de la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC por su sigla en inglés).

El acuerdo finalizó semanas de investigaciones que generaron incertidumbre y presionaron a las acciones del banco.

Sin embargo, muchos inversores consideran los US$550 millones apenas como un tirón de orejas para un banco que ganó US$13.000 millones en 2009. Las acciones de Goldman subían un 4,2% en las operaciones posteriores al cierre del mercado, tras culminar la jornada con una ganancia de un 4,4%.

El banco alcanzó el acuerdo con la SEC sin admitir ni negar un delito.

La SEC acusó meses atrás a Goldman Sachs de crear y promocionar un producto de deuda ligado a hipotecas de alto riesgo sin informarle a los inversores que un fondo seleccionó los valores y apostaba contra ellos.

El banco alcanzó el acuerdo con la SEC sin admitir ni negar un delito. Sin embargo, Goldman reconoció que los materiales de promoción de su producto no contenían toda la información. De los 550 millones de dólares, 250 millones de dólares serán devueltos a los inversores perjudicados y US$300 millones serán para el Tesoro de Estados Unidos.

El acuerdo está sujeto a la aprobación de un juez federal.