Londres. Los precios de la soja podrían subir fuertemente durante el próximo año, aunque el maíz se vería limitado por una posible caída de la demanda para la producción de etanol en Estados Unidos, dijo este viernes Goldman Sachs en un informe.

"Para la soja, vemos cada vez más posibilidades de que los precios suban fuertemente durante los próximos doce meses dado el creciente riesgo de pérdidas en el área sembrada en el 2012", dijo el banco de inversión.

La soja compite con el maíz por el área de siembra en el centro-oeste de Estados Unidos.

Los precios del maíz Cc1 subieron a un máximo histórico de casi US$8 por bushel en junio y tuvieron un desempeño significativamente superior al de la soja Sc1 en lo que va del año.

Goldman bajó su proyección para el rendimiento del maíz en Estados Unidos a 148,5 bushels por acre (9,32 toneladas por hectárea), muy por debajo de la estimación del Departamento de Agricultura del país de 153,0 bushels, ya que las condiciones climáticas estadounidenses "continuaron decepcionando durante agosto."

"Si bien los precios actuales del maíz ya muestran una destrucción de la demanda, nuestro menor pronóstico de cosecha también señala un riesgo alcista para nuestra proyección del precio del maíz," dijo Goldman.

"Sin embargo, creemos que la tendencia alcista probablemente se limitaría cerca de los US$8 el bushel por el potencial de una gran destrucción de demanda de etanol en Estados Unidos."