Xinjiang Goldwind Science & Technology Co., el mayor fabricante de turbinas eólicas de China, se encuentra en conversaciones para comprar la totalidad o parte de las operaciones del Grupo Pescarmona en Brasil, de acuerdo a distintas fuentes con conocimientos de la operación.

El directorio de Goldwind ya autorizó la transacción, sostuvo una fuente, de acuerdo a Bloomberg. Sin embargo, aún no está claro si el acuerdo será por la totalidad de Wind Power Energia, que se declaró en quiebra en noviembre último, o bien por sus activos, como una fábrica de turbinas y un puerto.

La operación sería la primera incursión del grupo chino en el mercado brasileño de la energía eólica, que está en pleno auge. Cabe señalar que el país sudamericano cuenta con alrededor de 6,8 gigavatios de capacidad eólica instalada, lo que representa un 50% adicional a la capacidad disponible en 2014. Además, otros 10 gigavatios están en construcción, según la asociación de energía eólica brasileña ABEEólica.

Las inversiones en el segmento de energías eólicas en Brasil buscan atraer a proveedores de todo el mundo, aunque las normas en materia de infraestructura requieren a los actores utilizar turbinas producidas o ensambladas en el país para tener derecho a financiamiento estatal.

"Brasil tiene el potencial de generar 300 gigavatios de energía eólica y Goldwind ha elegido el mercado para su expansión ", sostuvo Rafael Guerra, gerente de desarrollo de negocios de Goldwind en Brasil.

Grupo Pescarmona -con sede en Mendoza- ha enfrentado turbulencias financieras en el último tiempo tras quedarse sin fondos en 2014 producto de la no obtención de proyectos y el no pago de algunos clientes en Brasil y Venezuela.