Akron, Ohio. Goodyear anunció este viernes que utilizará la ceniza de la cascarilla del arroz para producir electricidad como una fuente ecológica de sílice para usar en sus neumáticos. Así, la cáscara de arroz, lo que hasta el momento era un desperdicio, ahora juega un papel importante.

En el pasado los neumáticos se creaban exclusivamente con materiales como caucho natural, hierro y textiles. Sin embargo, Goodyear ha encontrado  un componente natural para sus neumáticos, la sílica, un mineral derivado de la arena, el cual también puede producirse a partir de los residuos que quedan después de quemar la cáscara de arroz.

Según la Organización para la Agricultura y Alimentación de los Estados Unidos, cada año, más de 700 millones de toneladas de arroz se cultivan alrededor del mundo, pero durante el secado del alimento se desprenden las cascarillas.  

Durante los últimos dos años, Goodyear ha probado la sílica en su Centro de Innovación en Akron, y encontró que su impacto en el desempeño de los neumáticos es similar al de las fuentes tradicionales.

Al mismo tiempo, la sílica mezclada con el caucho de los neumáticos los fortalece y reduce la resistencia del rodamiento, lo que se traduce en economía de combustible.