Londres. La actividad de la construcción británica creció más en los tres meses finales del año pasado de lo que se había calculado inicialmente, apuntando a un leve impulso para la economía en general, aunque hubo una baja inusualmente marcada en diciembre.

Las grandes caídas de la construcción fueron un factor mayor detrás de la recesión británica de fines del 2011 y el primer semestre del 2012. El país volvió a caer en la contracción en los tres meses finales del 2012, generando temores de una nueva recesión.

La actividad de construcción creció el 0,9% en el cuarto trimestre del 2012, el primer avance desde el segundo trimestre del 2011 y más veloz que la subida de 0,3% calculada en las estimaciones preliminares, dijo este viernes la Oficina de Estadísticas Nacionales.

Sin cambios en las otras variables, esta revisión podría restar 0,04 puntos porcentuales al declive estimado preliminarmente de 0,3% en el producto interno bruto del cuarto trimestre reportado el mes pasado, dijo la oficina.

El PIB rectificado se conocerá el 27 de febrero.

Sin embargo, hubo noticias menos alentadoras de las cifras desestacionalizadas de la construcción para diciembre que se divulgaron al mismo tiempo.

Estos números mostraron una caída de 16,2% en el mes y un declive de 15,1% anual en la actividad de construcción, unas bajas mayores de lo que se esperaría normalmente para el mes de diciembre, y los mayores retrocesos desde el inicio de la serie en 2010, dijo la oficina.

Estas cifras concuerdan con unos sondeos pesimistas del sector privado para diciembre y el panorama para el 2013 no es mucho mejor. De acuerdo con un índice de gerentes de compras mensual, la actividad bajó en enero al mismo ritmo que en diciembre, que registró la mayor caída desde junio.

La economía británica emergió de la recesión en el tercer trimestre del 2012, en parte debido a los Juegos Olímpicos de Londres, pero volvió a contraerse en el cuarto trimestre debido a los descensos en la extracción de hidrocarburos y al final del impulso de los Juegos.