La Paz. Un conflicto minero entre sindicalistas y cooperativistas por la posesión de una veta minera se mantenía este martes en Bolivia, y dejaba a más de la mitad de ese país intransitable por el bloqueo de caminos que ejecutaba un sector de los trabajadores del subsuelo, informaron medios locales.

Vías troncales de seis de nueve departamentos que conforman Bolivia fueron ocupadas por los cooperativistas en demanda de que se respete un decreto que les otorga una veta en arrendamiento para la explotación de estaño y zinc, ante la oposición de los sindicalistas que exigen la nacionalización total de esos predios.

Los departamentos afectados por esta medida de presión son La Paz, Potosí, Santa Cruz, Cochabamba, Oruro y Beni.

El gobierno hizo una última propuesta como fórmula de solución al conflicto minero, que pasa por una nueva delimitación de la veta Rosario, el rico filón de estaño que enfrenta desde hace más de un mes a dos sectores, cuya disputa cobró la vida de Héctor Choque, un minero sindicalizado de Colquiri.

Sin embargo, este planteamiento fue rechazado por los mineros estatales que mantienen su posición de nacionalizar todo el centro minero en conflicto.

Severino Estallani, dirigente de los mineros asalariados de Colquiri, consideró que el gobierno "no entiende" hasta ahora qué es lo que el sector sindicalizado realmente ha planteado, a pesar de las muchas reuniones que sostuvieron en estas semanas.

"No queremos una solución temporal, queremos una solución definitiva que pasa por la nacionalización del 100% de Colquiri", dijo el dirigente.

Esta postura de los estatales, según los cooperativistas, es una actitud "provocativa" que los obliga a mantener las vías carreteras bloqueadas.

Ante estas posiciones radicales, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, afirmó que no hay más margen de negociación, por lo que dejó en manos de la dirigencia de los mineros asalariados la solución del conflicto, toda vez que los cooperativistas aceptarían la propuesta de redefinir el área de explotación en disputa y levantar el bloqueo de caminos.

Explicó que no es viable la incorporación de todos los cooperativistas al sistema público, porque pondría en riesgo la estabilidad y sostenibilidad de la Empresa Minera de Colquiri, pero además, precisó, hay "574 cooperativistas a quienes no se puede amordazar, amarrar y obligar a que transiten al sistema asalariado".

En tanto se mantiene este conflicto, miles de personas y vehículos de carga y de pasajeros están atrapados a medio camino, en muchos casos a la intemperie y prácticamente sin alimentos.

Los afectados, a través de medios radiales por vía telefonía móvil, expresaban su preocupación por la difícil situación que estaban atravesando al estar bloqueados sin poder llegar a su lugar de destino.