Sao Paulo. Tres de los principales bancos de Brasil acordaron el jueves compartir cajeros automáticos en aeropuertos, centros comerciales y supermercados en todo el país, en una operación que apunta a recortar costos.

El estatal Banco do Brasil, el mayor banco de Latinoamérica por activos, Banco Bradesco y Santander Brasil dijeron que el plan involucra alrededor de 11.000 cajeros automáticos externos, que son colocados fuera de las sucursales bancarias.

Las compañías esperan completar el acuerdo no legalmente vinculante en alrededor de cinco meses.

"Este modelo ofrecerá un aumento significativo en disponibilidad de red y cobertura, con beneficios de eficiencia respecto al modo actual, individual, en que se usa cada una de las redes de cajeros", dijeron los bancos en un comunicado.