Pasar al contenido principal
Grandes empresas y fintechs amenazan la hegemonía de la banca como prestamista
Viernes, Septiembre 17, 2021 - 11:23

Aunque la gran banca continúa detrás de la mayor parte de las transacciones financieras, inversores y analistas advierten de la amenaza que suponen las empresas de servicios financieros integrados.

Grandes marcas mundiales, desde Mercedes y Amazon hasta IKEA y Walmart, están eliminando al intermediario financiero tradicional e incorporando software de empresas tecnológicas para ofrecer a los clientes todo tipo de servicios, desde banca y crédito hasta seguros.

Para las instituciones financieras tradicionales, las señales de advertencia son intermitentes.

Las llamadas finanzas integradas -un término elegante para referirse a las empresas que incorporan software para ofrecer servicios financieros- significan que Amazon puede permitir a los clientes "comprar ahora y pagar después" y que los conductores de Mercedes pueden hacer que sus autos paguen el combustible.

Sin duda, los bancos siguen estando detrás de la mayor parte de las transacciones, pero inversores y analistas afirman que el riesgo para los prestamistas tradicionales es que se alejen aún más de la parte pública de la cadena de financiación.

Y eso significa que estarán más alejados de las montañas de datos que otros están acaparando sobre las preferencias y comportamientos de sus clientes, datos que podrían ser cruciales para darles una ventaja sobre los bancos en los servicios financieros.

"Los servicios financieros integrados llevan el concepto de venta cruzada a nuevas cotas. Se basa en programas que se basan en la relación entre el consumidor y la empresa", dijo Matt Harris, socio del inversor Bain Capital Ventures.

"Por eso es tan importante esta revolución", señaló. "Significa que todo el menor riesgo va a ir a parar a estas empresas integradas que saben tanto sobre sus clientes y lo que sobra irá a parar a los bancos y las aseguradoras".

¿DÓNDE QUIERE JUGAR?

Por ahora, muchas áreas de las finanzas integradas apenas están haciendo mella en el dominio de los bancos y, aunque algunos advenedizos tienen licencias para ofrecer servicios regulados, como préstamos, carecen de la escala y los grandes fondos de financiación de los principales bancos.

Pero si las empresas de tecnología financiera, o fintechs, pueden igualar su éxito en arrebatar una parte de los pagos digitales a los bancos -y aumentar sus valoraciones en el proceso-, los prestamistas podrían tener que responder, dicen analistas.

Stripe, por ejemplo, la plataforma de pagos que está detrás de muchos sitios, con clientes como Amazon y Alphabet Google, fue valorada en US$ 95.000 millones ds en marzo.

Accenture estimó en 2019 que los nuevos participantes en el mercado de pagos habían acumulado el 8% de los ingresos mundiales, y esa cuota ha aumentado en el último año a medida que la pandemia impulsó los pagos digitales y golpeó las formas tradicionales, dijo Alan McIntyre, director senior de la industria bancaria en Accenture.

Ahora la atención se está centrando en los créditos, así como en los prestamistas completamente digitales con una variedad de productos que las empresas pueden elegir e integrar en sus procesos.

"La gran mayoría de las empresas centradas en el consumidor podrán lanzar productos financieros que les permitirán mejorar significativamente la experiencia de sus clientes", dijo Luca Bocchio, socio de la empresa de capital riesgo Accel. "Por eso nos sentimos entusiasmados con esta área".

En lo que va de año, los inversores han volcado US$ 4.250 millones en startups de finanzas integradas, casi el triple que en 2020, según datos facilitados a Reuters por PitchBook.

A la cabeza está la firma sueca de "compra ahora y paga después (BNPL)" Klarna, que consiguió US$ 1.900 millones.

DriveWealth, que vende tecnología que permite a las empresas ofrecer fracciones de acciones, atrajo US$ 459 millones, mientras que los inversores pusieron US$ 229 millones en Solarisbank, un banco digital alemán con licencia que ofrece software de servicios bancarios.

Las acciones de Affirm, por su parte, subieron en agosto cuando se asoció con Amazon para ofrecer productos de BNPL, mientras que su rival estadounidense Square dijo el mes pasado que iba a comprar la empresa australiana del sector Afterpay por US$ 29.000 millones.

Square vale ahora US$ 113.000 millones, más que los US$ 105.000 millones del banco más valioso de Europa, HSBC.

"Los grandes bancos y aseguradoras saldrán perdiendo si no actúan con rapidez y resuelven dónde jugar en este mercado", dijo Simon Torrance, fundador de Embedded Finance & Super App Strategies.

¡NECESITAS UN PRÉSTAMO!

Otras minoristas han anunciado este año planes de expansión a los servicios financieros.

En enero, Walmart puso en marcha una startup de tecnología financiera con la empresa de inversión Ribbit Capital para desarrollar productos financieros para sus empleados y clientes, mientras que IKEA adquirió una participación minoritaria en la empresa BNPL Jifiti el mes pasado.

Fabricantes de automóviles como Audi de Volkswagen y Jaguar Land Rover de Tata han experimentado con la incorporación de tecnología de pago en sus vehículos, al igual que Mercedes, de Daimler.

"Los clientes esperan que los servicios, incluidos los financieros, se integren directamente en el punto de consumo y sean cómodos, digitales y de acceso inmediato", dijo Roland Folz, director general de Solarisbank, que presta servicios bancarios a más de 50 empresas, entre ellas Samsung.

Las empresas financieras integradas no sólo apuntan a los consumidores finales. Las propias empresas están siendo blanco y sus datos digitales son explotados por fintechs como la canadiense Shopify.

La empresa proporciona software para comercios y su división Shopify Capital también ofrece anticipos en efectivo, basándose en un análisis de más de 70 millones de puntos de datos en su plataforma.

"Ningún comercio viene a nosotros y nos dice: quiero un préstamo. Nosotros vamos a ellos y les decimos: creemos que es el momento de una financiación para ti", dijo Kaz Nejatian, vicepresidente de producto, servicios comerciales en Shopify.

"No pedimos planes de negocio, no pedimos declaraciones de impuestos, no pedimos declaraciones de ingresos y no pedimos garantías personales. No porque seamos benévolos, sino porque pensamos que son malas señales sobre las probabilidades de éxito en Internet", dijo.

Un portavoz de Shopify dijo que la financiación va de US$ 200 a US$ 2 millones. La empresa ha proporcionado US$ 2.300 millones en anticipos de capital acumulados y está valorada en US$ 184.000 millones, muy por encima del Royal Bank of Canada, el mayor prestamista tradicional del país.

¿FUTURO CONECTADO?

Sin embargo, el negocio de préstamos de Shopify sigue siendo pequeño en comparación con los grandes bancos. JPMorgan Chase & Co, por ejemplo, tenía una cartera de préstamos al consumo y a comunidades por valor de US$ 435.000 millones a finales de junio.

Los reguladores también podrían limitar los grandes avances en las finanzas de empresas de otros sectores.

Funcionarios del Banco de Pagos Internacionales (BIS), un consorcio de bancos centrales y reguladores financieros, advirtieron el mes pasado a los organismos de control que debían hacer frente a la creciente influencia de las empresas tecnológicas en las finanzas.

Harris, de Bain, dijo que los reguladores financieros estaban adoptando el enfoque de que, como no saben cómo regular las empresas tecnológicas, insisten en que haya un banco detrás de cada transacción, pero eso no significa que los bancos vayan a impedir la invasión de las fintechs.

"Tienen razón en que los bancos siempre tendrán un papel, pero no es un papel muy remunerado e implica muy poca propiedad del cliente", dijo.

El analista de Forrester, Jacob Morgan, dijo que los bancos tienen que decidir dónde quieren estar en la cadena de financiación.

"¿Pueden permitirse luchar por la primacía del cliente o ven más rentable convertirse en los raíles sobre los que corren otros?", dijo. "Algunos bancos optarán por ambas cosas" Y algunos ya están contraatacando.

Citigroup se ha asociado con Google para las cuentas bancarias, Goldman Sachs está proporcionando tarjetas de crédito para Apple y JPMorgan está comprando el 75% del negocio de pagos de Volkswagen y planea expandirse a otras industrias.

"La conectividad entre diferentes sistemas es el futuro", dijo Shahrokh Moinian, jefe de pagos mayoristas, EMEA, en JPMorgan. "Queremos ser el líder".

 

Países

Autores

Reuters