Chicago. Cuando El Niño deje paso este año a La Niña, como los meteorólogos pronostican, el cambio de patrones en el tiempo atmosférico pueden no ser suficiente para borrar el pesimismo que por años se ha instalado en los mercados de granos de Estados Unidos.

En otras ocasiones, los futuros de la soja y el maíz se han vuelto locos en las transiciones entre los fenómenos climáticos, con precios que se han disparado por la caída de los rendimientos.

Sin embargo, la abundancia de inventarios, tanto en Estados Unidos como en otros países, deberían proveer un respaldo contra cualquier inconveniente y contener un alza de los precios en los mercados.

Operadores dicen que no hay un foco en los cambios de patrones meteorológicos, particularmente porque La Niña, que enfría las temperaturas en el Océano Pacífico provocando un tiempo seco y caluroso en las áreas de sembradío en Estados Unidos, podría ocurrir demasiado tarde como para tener un efecto en el crecimiento de las cosechas.

Además, algunos meteorólgos sostienen que se ha exagerado la correlación entre La Niña y las condiciones adversas para los cultivos.

Los futuros del maíz han subido en promedio un 39,4% en años de transición y los de soja, un 31,8%. En 2010, la última ocasión de cambio de El Niño a La Niña, el maíz subió un 51,7% en un año y la soja un 34%.

Sin embargo, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) está anticipando que los inventarios de soja y maíz crecerán en la temporada 2015/16, y la oferta local de ambas cosechas estaba en un récord al 1 de diciembre.