Un creciente número de petroleras está estimando un valor de US$100 por barril como nueva norma, en una señal de que el precio base del crudo subiría en el largo plazo.

La perspectiva de precios en el largo plazo de gigantes petroleras como Royal Dutch Shell tiende a ser conservadora porque impulsa la planificación de proyectos cuya vida puede exceder los 50 años.

Hasta hace sólo una década, la industria realizaba sus planes en base a un precio del petróleo cercano a los US$25 por barril.

Desde entonces, BP ha más que triplicado sus estimados para el precio del crudo y ahora destaca que el combustible a US$100 por barril podría ser una nueva realidad en el largo plazo.

"Creo que habrá más y más gente en la industria hablando de cifras entre US$90 y US$100 por barril en adelante", dijo el presidente ejecutivo de BP, Bob Dudley, esta semana, al referirse al precio que necesita la firma para obtener ganancias de sus nuevos proyectos.

El crudo Brent anotó máximos de US$127,02 en abril de este año, no muy lejos de un récord histórico de 147 dólares en el 2008, y cotizaba en torno a los 112 dólares el jueves.

Hace apenas tres años, BP asumía un precio del petróleo de US$60 por barril en la estrategia que ofrecía a sus inversores.

Si los supuestos de las petroleras de un alza en el petróleo son realistas, también serían malas noticias para la inflación en momentos en que los bancos centrales necesitan tasas de interés bajas para ayudar a la frágil economía mundial.

Simon Henry, director de finanzas de Shell, dijo que "(un nivel) por encima de US$100 este año ha sido bastante estable y robusto en medio de condiciones macroeconómicas que no han sido fáciles. No puedo ofrecer una predicción en realidad, pero (el valor) se ha mantenido fuerte", refirió.

Dudley de BP también declinó ofrecer una perspectiva específica de precios, al sostener que la demanda de las economías emergentes impulsaría al mercado y dijo que la gigante británica aún estaba evaluando proyectos en base a un valor de US$75 por barril.