Lima, Andina. El gravamen sobre las utilidades que en adelante pagarán las mineras es una modalidad que permitirá el desarrollo de los proyectos poco rentables, sostuvo la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE).

El presidente de ese gremio, Pedro Martínez, explicó que el sistema de pago de contribuciones aplicado sobre las ventas, que se emplea hasta ahora, ocasiona que los proyectos de baja rentabilidad paguen una tasa mayor, la que era igual a lo que pagaban los proyectos de alta rentabilidad.

“Esta regresividad no sólo perjudicaba a las empresas, sino que perjudicaba al país porque podían existir proyectos menores que se dejaban de hacer por la carga fiscal”, declaró a la Agencia Andina.

Indicó que con la modificación de este pago y el cobro de la tasa sobre las utilidades operativas, Perú tiene la oportunidad de desarrollar proyectos que podrían ser marginales o menores e incrementar la cartera de proyectos.

Recalcó que tanto el equipo del Gobierno como el de la SNMPE analizaron la estructura impositiva del sector y, como resultado de este trabajo, se estableció un gravamen de US$1.100 millones (3.000 millones de nuevos soles anuales) que permitirá que el país crezca sostenidamente sin dejar de lado la inclusión social.

El presidente del Consejo de Ministros, Salomón Lerner Ghitis, anunció el jueves el acuerdo para que las mineras paguen un gravamen de 3.000 millones de soles por año, lo que implica que en cinco años este nuevo ingreso público ascenderá a 15.000 millones de soles a niveles de precios actuales.

Aseveró que este gravamen no afectará la inversión ni la competitividad de las empresas mineras, y facilitará la inversión por US$30.000 millones en los próximos cinco años en el sector minero.

Uno de los principales ofrecimientos del presidente Ollanta Humala Tasso fue lograr que las empresas mineras retribuyeran al Estado más ingresos, debido a las sobreganancias que obtienen por el alto precio de los metales en los mercados internacionales.