Bogotá. Una agenda de cinco puntos estratégicos propuso la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI) a los seis candidatos que aspiran a presidir el país por los próximos cuatros años.

A través de una carta enviada a Antanas Mockus, Rafael Pardo, Gustavo Petro, Noemí Sanín, Juan Manuel Santos y Germán Vargas Lleras, el titular de la CCI, Juan Martín Caicedo Ferrer, en la que aseguró que “impera en el país un gran consenso académico, político y empresarial, sobre el fundamental y necesario impulso al desarrollo de la infraestructura”.

Y agregó que es por ello que “se hace necesario involucrar al sistema político en este propósito ineludible, y debatir en medio de esta campaña electoral la agenda que deberá afrontar el próximo gobierno”.

En primer lugar, la CCI propone un plan indicativo de obras seleccionadas o priorizadas de manera transparente, el que indican podría convertirse en el mejor insumo para el Plan Nacional de Desarrollo, que deberá impulsar y tramitar el próximo gobierno. Para ello, se requerirá optimizar las inversiones y prever una visión de largo plazo a partir de las necesidades generales del país.

Asimismo, también se detalló que el multimodalismo debe ser factor clave de productividad y competitividad, para lo que se requiere una política de Estado basada en la alineación de las distintas instituciones y sectores, con el fin de estimular al máximo el sistema de transporte multimodal y el mejoramiento de los sistemas logísticos. Ya que, aseguran que de la integración de los distintos modos de transporte dependerá, en muy buena parte, la reducción de los costos logísticos de las empresas.

Para el financiamiento del sector, la CCI precisa que el país dispone de recursos no utilizados, pero se hace necesario revisar otras fuentes para lograr recursos recurrentes, que faciliten y amplíen la oferta de proyectos. Así como también, ampliar las fuentes de financiación de origen público, a través de mayor flexibilidad para la utilización del Sistema General de Participaciones, y la destinación de mayor cantidad de recursos de regalías hacia un gran plan nacional de infraestructura. 

En cuarto punto, la CCI asegura que se necesita establecer la cultura de la previsión para el mantenimiento de las obras, que hoy es prácticamente inexistente, orientada a garantizar a los usuarios niveles de transitabilidad óptimos y permanentes. El gasto recurrente para este fin deberá proporcionar el cuidado permanente y no espasmódico de las obras.