México D.F. La productora mexicana de harina Gruma exigirá a una indemnización al gobierno venezolano, después que la administración de Chávez expropiara su filial en Venezuela.

El director corporativo de Planeación y Finanzas de la empresa, Raúl Peláez, explicó que en este caso “estamos protegidos legalmente mediante un tratado entre España y Venezuela. A diferencia de otras empresas estamos en un marco preestablecido que da la certeza de que en un tiempo corto se llegue a acuerdos favorables con Venezuela”.

Gruma “gestionará ser indemnizada de manera pronta, adecuada y efectiva por el gobierno venezolano”, dijo.

Chávez decretó la “adquisición forzosa” de Molinos Nacionales (Monaca) para la “consolidación de la capacidad de procesamiento socialista agroindustrial”. Esta operación incluye inmuebles, maquinarias, equipos industriales y de oficina, así como cualquier objeto necesario para producir o almacenar harina, informó Excélsior.

La protección legal con la que cuenta Gruma en esta operación, radica en que “es propietaria de 72,86% de Valores Mundiales, una empresa constituida bajo las leyes del reino de España, que a su vez es propietaria de 100% del capital de Monaca”.

El tratado establecido entre España y Venezuela fija que toda expropiación que el gobierno venezolano pretenda hacer, deberá realizarse por razones de utilidad pública, conforme a las disposiciones legales y con una compensación.