Milán. El grupo italiano de productos lácteos Parmalat está dispuesto a explorar nuevas oportunidades de adquisiciones a nivel global para fortalecer su presencia en los mercados extranjeros donde ya opera, dijo estel viernes el presidente ejecutivo Jean-Marc Bernier.

La compañía fue relanzada en 2005 después de declararse en bancarrota tras un escándalo financiero dos años antes.

La empresa fue adquirida por la francesa Lactalis en 2011 y bajo la gestión de la firma ha expandido sus actividades para operar directamente en 23 países.

"Estamos evaluando a Estados Unidos y también a Latinoamérica y a todos los países donde además no estamos presentes", dijo Bernier cuando fue consultado por las adquisiciones durante una conferencia del sector de lácteos en Italia.

El ejecutivo sostuvo que Parmalat buscaba enfocarse en productos de alto margen como los yogures, quesos y leches especiales para impulsar el crecimiento y revertir una caída de sus ganancias estructurales.

La semana pasada, Parmalat reportó resultados anuales que incluyeron un alza de 3,2% en sus ventas a 6.700 millones de euros (US$8.300 millones) y una caída de 1,1% en sus ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA) a 453,6 millones de euros (US$559,8 milllones).