Río de Janeiro. El consorcio que lidera el magnate brasileño Eike Batista presentó la la oferta más alta en la licitación de concesión del legendario estadio del Maracaná, informaron este martes fuentes del gobierno local.

El grupo de Batista, llamado Maracaná SA, compite con el consorcio Complejo Deportivo y Cultural de Río de Janeiro para adjudicarse la administración del estadio durante los próximos 35 años, al ser los dos únicos finalistas en el concurso que presentó el gobierno de Río de Janeiro.

Los responsables de la licitación explicaron este lunes que el consorcio Maracaná SA, formado por la empresa IMX de Batista, la constructora brasileña Odebrecht y la gestora de estadios estadounidense AEG, presentó una oferta de 181,5 millones de reales (unos US$90,7 millones).

Su rival, el consorcio Complejo Deportivo y Cultural de Río de Janeiro, que forman la constructora OAS, la holandesa Amsterdam Stadion y la francesa Lagardère Unlimited, ofreció 155,1 millones de reales (unos US$77,55 millones).

Pese a que es superior la oferta que presentó el consorcio que lidera Batista, esto no significa que sea el ganador de la licitación, puesto que la oferta realizada al gobierno de Río de Janeiro vale apenas el 40% en la nota final del proceso, mientras que el 60% restante será la propuesta técnica presentada por el consorcio.

La empresa ganadora podrá realizar los pagos en 33 cuotas anuales y también se comprometerá a acometer una serie de obras en el complejo deportivo y su entorno.

La privatización del Maracaná enfrenta la resistencia de organizaciones sociales y de varias personas que critican que el legendario estadio de fútbol de Río de Janeiro pase a manos privados por primera vez en su historia.

El Maracaná, en obras de renovación para la Copa de las Confederaciones 2013 y el Mundial 2014, deberá ser inaugurado en junio próximo con un partido amistoso entre las selcciones de Brasil e Inglaterra.

El recinto será la sede de las finales de la Copa Confederaciones y de la Copa del Mundo 2014.