París. El grupo de telecomunicaciones y cable Altice NV escindirá sus operaciones en Estados Unidos y Europa para tratar de tranquilizar a unos inversores alarmados por su alta deuda y baja generación de ingresos, especialmente en su principal negocio en Francia.    

Altice dijo que escindirá su división estadounidense a los inversores existentes y priorizará un cambio de tendencia de sus operaciones. Ambas compañías tendrán una nueva administración.    

Las golpeadas acciones de Altice, que cayeron cerca de 50% el año pasado, subían un 6,6% en Europa el martes, impulsadas por las esperanzas de que la escisión pueda abrir la puerta a una reorganización más amplia y posiblemente le permita desprenderse de algunos activos problemáticos.    

El desempeño de Altice en Europa el año pasado llevó a los inversores a cuestionar la estrategia de la empresa. En noviembre, su fundador Patrick Drahi regresó al cargo de presidente tras la renuncia del presidente ejecutivo Michel Combes.    

Altice NV, con sede en Holanda y que será rebautizada como Altice Europe, tiene como objetivo completar la escisión de su participación del 67,2% en Altice USA a fines del segundo trimestre, luego de aprobaciones regulatorias y de los accionistas.    

Las importantes operaciones en Francia y Portugal son ahora los principales objetivos para la empresa europea.    

Las acciones de Altice NV han caído a la mitad en los últimos 12 meses, mientras que las de su unidad estadounidense han bajado aproximadamente un 35% desde su debut en el mercado en junio pasado.