El grupo embotellador y cervecero chileno CCU planea inversiones por unos US$1.020 millones en el período 2017-2020, recursos que destinará a fortalecer sus operaciones en Chile y en las unidades de negocios que posee en Sudamérica.

CCU, controlada por el grupo chileno Quiñenco y la multinacional Heineken, definió en su memoria del año pasado un "Plan Estratégico" para los próximos cuatro años orientado a consolidar el crecimiento de la empresa y mejorar la eficiencia.

CCU cuenta con unidades en Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Colombia.

"Seguimos ganando escala y fortaleciendo nuestra posición. Particularmente quiero destacar el buen desempeño de nuestro negocio conjunto en Colombia, donde esperamos tener operativa la planta de cerveza durante el 2018", dijo Andrónico Luksic, presidente de CCU, en una carta a los accionistas.

Según el plan, unos 660 millones de dólares se destinarán a inversiones en Chile y casi 200 millones de dólares a sus negocios en la región, mientras que en la división Vinos se inyectarán aproximadamente unos 82 millones de dólares.

El programa contempla además cerca de US$90 millones disponibles para otros negocios.

La compañía también dijo que permanentemente evalúa posibles adquisiciones totales o parciales de nuevas operaciones en la región, en el marco de sus planes de crecimiento inorgánico dentro de su programa estratégico de los próximos cinco años.