Madrid. La empresa española de construcción OHL espera ganar más proyectos de concesiones en México gracias al nuevo plan de infraestructuras del gobierno mexicano y no contempla vender acciones en su filial en este país, donde se propone mantener el control de al menos el 51% del accionariado.

Así lo expresó este martes Enrique Weickert, director financiero de OHL, en una conferencia para explicar los resultados semestrales de la compañía, que obtuvo un beneficio neto de 40,2 millones de euros (US$53,8 millones), un 57,4% menos que en el mismo periodo de 2013.

Weickert también indicó que la compañía ve oportunidades muy relevantes de cara al futuro en Chile.

Respecto al proyecto Ural Polar, que la compañía se adjudicó en 2011 por 1.950 millones de euros (US$2.613 millones) y que contempla la construcción de 390 km de vía férrea en Rusia, el directivo aseguró que OHL está preparada para iniciar los trabajos aunque todavía se están negociando los trámites administrativos.

En cuento al litigio que mantiene con la argelina Sonatrach, a la que reclama 218 millones de euros (US$292 millones) por el contrato de construcción de un Centro de Convenciones de Orán (Argelia), Weickert explicó que el proceso de arbitraje ya se completó aunque las negociaciones pueden extenderse otro año más.

Por otro lado, consideró que la rescisión, por parte de las autoridades de Qatar, del contrato para construir un nuevo hospital en el país por 1.759 millones de euros (US$2.357 millones) y un posible cambio de contratista, no es una solución ya que ni reducirá los plazos de entrega ni tendrá un coste más eficiente.

En este sentido, Weickert subrayó que el consorcio en el que el grupo OHL controla el 55% y la compañía egipcia Contrack Internacional el 45% iniciará inmediatamente el arbitraje para proteger la defensa de sus legítimos intereses.