Bruselas/Tokio. El grupo financiero belga KBC vendió su unidad de derivados en Asia por US$1.000 millones, como parte de la reestructuración que prometió a cambio de ayuda estatal durante la crisis económica global.

KBC también anunció este lunes que vendió su unidad de reaseguro belga en 267 millones de euros (US$358,2 millones).

El grupo vendió el negocio de derivados asiático a Daiwa Capital Markets, la unidad de banca de inversión de Daiwa Securities Group.

El acuerdo le dará una ganancia de capital de unos USS200 millones, lo que resultará en un alza de 10 puntos básicos en su ratio de solidez de capital, dijo KBC.

El grupo, que recibió 7.000 millones de euros (US$9.390 millones) de ayuda estatal, acordó con la Comisión Europea reducir su activos riesgosos en 39.000 millones de euros entre el 2008 y el 2013.

La compra de algunas de las operaciones de KBC por parte de Daiwa llega en momentos en que la empresa de corretaje japonesa busca expandir sus operaciones asiáticas.

Luego de romper su alianza de banca de inversión con el banco japonés Sumitomo Mitsui Financial Group, Daiwa cambió su enfoque para aprovechar el crecimiento en la región.

La compañía dijo recientemente que duplicará su negocio de investigación en acciones asiáticas en los próximos dos años y continuará contratando banqueros de rivales.

KBC dijo también el lunes que había vendido a la compañía de reaseguros Secura NV al principal asegurador por ingresos de Australia, QBE Insurance Group, por 267 millones de euros más ganancias que se materializarán respecto a la cartera de inversión y ganancias para el año 2010 hasta la finalización del acuerdo.

QBE, que realizó más de 75 adquisiciones en los últimos 10 años extendiéndose a 47 países, dijo que el crecimiento en su actual negocio en el mundo desarrollado sería bajo pero que se encontraba en tratativas en Europa, Estados Unidos, Latinoamérica y Australia.