Grupo México debe dar cumplimiento a 267 observaciones que encontró la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) en materia de seguridad e higiene en la mina Buenavista del Cobre en Cananea , Sonora.

De estas fallas, sólo ha dado cumplimiento a 19 de ellas, por lo que podría hacerse acreedora a nuevas sanciones, mismas que podrían ser de 500 veces el salario mínimo vigente por cada incumplimiento.

Así lo informó el secretario del Trabajo y Previsión Social , Alfonso Navarrete Prida, al presentar el informe de los trabajos de la Comisión Intersecretarial del Río Sonora, en donde destacó se han entregado en una primera etapa 512 millones de pesos para atender los riesgos a la población de siete municipios y “poder garantizar que no va a ocurrir un nuevo incidente”.

Dijo que la dependencia no tiene facultad para determinar si se debe o no retirar la concesión a Grupo México por este incidente, considerado el peor desastre ambiental en la minería, e insistió que la mina sigue operando de manera regular con 1,700 trabajadores bajo condiciones de seguridad, ya que donde ocurrió el incidente se encuentra en una ampliación que buscaba hacer la empresa.

Cabe destacar que la inspección se inició el 26 de septiembre y concluyó el 2 de octubre; de ahí se dictaron 267 medidas técnicas, “entre las medidas a corregir se encuentra la colocación del código de identificación de la tubería conductora de fluidos, instalación de detectores de humo en diversas áreas, verificar que los trabajadores usen equipo de protección personal, entre otras”.

Al respecto, Daniel Chávez Carreón, director general de Operaciones de Buenavista del Cobre, detalló que esta unidad se trataba de ampliación y era parte de los proyectos de extracción y solventes, y desde el accidente “la planta tiene retraso, no en la infraestructura, sino en materia prima para operarla y cumplir con la producción esperada de 225,000 toneladas, por lo que habrá una disminución de 10 por ciento”.

En tanto, Navarrete Prida sostuvo que la creación del Fideicomiso ha permitido atender el daño, pero ello no significa que esta sea la manera de tasar los daños ecológicos, por lo que continúan las demandas.