Ciudad de México. Grupo México, uno de los mayores productores de cobre del mundo, espera cerrar este año el proceso de integración de su unidad peruana Southern Copper con su filial estadounidense Asarco, dijeron este miércoles directivos de la empresa.

Tras recobrar el control de Asarco en el 2009, Grupo México propuso a mediados del año pasado incorporarla con Southern Copper (SC) para recortar costos y consolidar operaciones.

El director de Finanzas de Grupo México, Daniel Muñiz, dijo que el comité independiente de Southern Copper está realizando una auditoría y se espera que presenten una contrapropuesta al plan elevado por el grupo.

"Esperamos que sea muy pronto", señaló el directivo durante su participación en el Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina, junto con Juan Rebolledo, vicepresidente de relaciones internacionales de la minera.

Grupo México, que también opera la mayor red ferroviaria de ese país, pagó más de US$2.500 millones para recobrar el control de Asarco. Con la integración podrían procesar materiales en la refinería de Asarco en Texas.


Demanda por Japón. Muñiz y Rebolledo hablaron sobre sus expectativas de un incremento en la demanda de cobre por parte de Japón tras el terremoto y tsunami del 11 de marzo en ese país.

Pero también esperan un alza en los costos de refinación en el corto plazo, debido a que Japón es un importante refinador del metal.

El tsunami que arrasó la costa norte de Japón fue uno de los mayores de la historia reciente y bastante superior a lo que podían haber anticipado los científicos, que no esperaban que se produjera un terremoto de tal envergadura, según investigadores.

"Después de la catástrofe que les pasó claramente van a necesitar cobre para reconstruir, lo cual significaría una demanda importante", dijo Muñiz.

Tras tocar un récord a mediados de febrero de US$10.190 dólares por tonelada en Londres y de US$4,6575 dólares por libra en Nueva York, los precios del cobre han bajado alrededor de un 6%.

La caída se explica por los crecientes inventarios y la escasez de demanda física, en especial de China, que pusieron en duda los pronósticos del mercado de un déficit de producción en el 2011.

Coberturas. Pese a la caída en los precios, Grupo México no planea modificar su estrategia de coberturas, con la se sienten "cómodos", dijo Muñiz.

"Nuestra estrategia ha sido asegurar, en base a nuestro presupuesto, un margen importante", dijo el directivo.

"Nosotros tomamos una decisión, vemos los movimientos del mercado y vamos tratando de no especular sino de asegurar un margen importante para nuestras ventas", añadió. "Ahorita nos sentimos cómodos con el nivel de coberturas que tenemos", subrayó.

Grupo México cubre actualmente el 32% de su producción de cobre a través de "swaps", que fija un precio, y el 36% mediante "collars", que establece precios piso y techo para el metal, dijo Muñiz.