Sao Paulo. Silvio Santos, una de las celebridades más conocidas de Brasil, podría tener que vender activos para cubrir el rescate de US$1.500 millones recibido esta semana por su banco.

Santos obtuvo un préstamo por 2.500 millones de reales (US$1.500 millones) para cubrir "inconsistencias contables" del Banco Panamericano, de su propiedad, descubiertas por el Banco Central de Brasil.

Grupo Silvio Santos pidió el dinero del rescate al Fondo de Garantía Crediticia de Brasil, conocido como FGC.

Los muchos activos de Santos, propiedad del conglomerado de su mismo nombre Grupo Silvio Santos, probablemente no lograrán generar suficiente efectivo para cubrir los compromisos financieros, según analistas.

En una entrevista con el diario local Folha de S. Paulo, Santos dijo que estaría dispuesto a vender sus activos, incluso la estación televisiva SBT, si el precio es el indicado. La prensa local brasileña informó que el multimillonario de los negocios Eike Batista, que posee activos en una gran variedad de industrias, estaría interesado en comprar la estación.

Una vocera de Grupo Silvio Santos no estuvo disponible para comentar para este artículo, y una vocera de Eike Batista no respondió a un pedido de comentarios.

Grupo Silvio Santos pidió el dinero del rescate al Fondo de Garantía Crediticia de Brasil, conocido como FGC, una entidad sin fines de lucro establecida en 1995 para entregar inyecciones de capital y financiamiento urgente a bancos con el fin de evitar mayores problemas al sistema financiero.