Ginebra. El Grupo Swatch tuvo un beneficio neto de 1.608 millones de francos suizos (1.299 millones de euros, US$1.771,7 millones) en 2012, un 26% superior al de su ejercicio anterior, anunció este lunes la relojera helvética.

Las ventas de la firma se incrementaron en unos 1.000 millones de francos, un incremento que le permitió alcanzar los 8.143 millones de francos (6.582 millones de euros, US$8.977,2 millones), es decir, un 14% que en 2011.

El resultado operacional fue de 1.984 millones de francos (1.604 millones de euros), un alza del 22,9% en comparación con el ejercicio anterior, y permitió que el margen operacional pasara del 23,9% al 25,4%.

Ese resultado se consiguió gracias al alto nivel de utilización de la capacidad, a métodos de producción innovadores y a fuertes controles de gastos, destacó la compañía en un comunicado.

Sostuvo que, de manera general, su buen desempeño financiero tuvo lugar en un entorno económico "que se mantiene extremadamente nervioso", y que aunque el franco suizo se mantuvo estable, su valor ahora es mucho más débil que hace dos años.

Este año comenzó bien para Swatch, indicaron sus directivos, que mencionaron que en enero "se continuó con un crecimiento sano".

Agregaron que, en función de los indicadores que manejan actualmente, "parece realista que la industria relojera suiza registre un crecimiento de largo plazo entre el 5% y el 10%".

Una muestra de la fortaleza del sector es la capacidad que mostró Swatch de crear empleos, un total de 1.500, de los cuales 900 están en Suiza, además de otros 280 puestos generados a través de adquisiciones.

La plantilla mundial del Grupo Swatch es de 29.7000 personas.