El conglomerado industrial más grande de la India anunció su ingreso al mercado peruano para brindar sus servicios de tecnologías de la información (TI), Business Process Outsourcing (BPO) y consultoría.

Alejandro Valenzuela, gerente de Tata Consultancy Services (TCS), para Perú, Chile y Ecuador, sostuvo que la empresa entrará al mercado peruano, en principio, de forma gradual.

Para ello, comenzará con una inversión de US$2 millones en el primer año de funcionamiento de la oficina que desea instalar la empresa, aunque no se descarta acelerar la expansión mediante alguna compra de alguna firma de tecnología con operaciones en el mercado local, de acuerdo a Gestión

“La decisión de insertarse en Perú se debe a la importancia que ha alcanzado como mercado a nivel global. Su economía ha tenido uno de los crecimientos más destacados en la región, lo que demanda servicios como las tecnologías de la información y BPO”, indicó Velenzuela.

Este lanzamiento marca un hito en la región para el crecimiento de la empresa, ya que se suma a las oficinas presentes en México, Uruguay, Argentina, Chile, Brasil, Ecuador y Colombia.

TCS es una empresa de servicios de TI, soluciones de negocios y outsourcing que ofrece resultados reales a los negocios globales, además ofrece una integrada cartera de consultoría en estos servicios apoyados por su modelo de Desarrollo Global.

Arribo de Tata Motors. Asimismo, no descartó que en el futuro cercano se concrete el arribo de otra de las empresas más representativas del conglomerado industrial indio, Tata Motors, como ya lo hizo el año pasado en Chile.

“Si hoy en día hay un grupo económico peruano que está en la industria de carros, perfectamente puede tocar las puertas de Tata Motors y conseguir la representación de la marca. Es muy probable que eso suceda y alguna empresa lo represente aquí”, manifestó.

Tata Motors es la compañía automotriz más importante de la India cuya magnitud queda expresada en un proceso de expansión tan importante como cuando, en el 2008, adquirió Jaguar y Land Rover, las filiales británicas del fabricante americano Ford.