Cancún. La primera tormenta tropical de la temporada 2010 en el Atlántico, Alex, se acercaba el sábado a las costas de México y Belice en el Caribe y podría dirigirse luego hacia el Golfo de México, dijo el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

La tormenta se desplazaba a unos 19 kilómetros por hora en dirección oeste hacia la Península de Yucatán, y el CNH mencionó que en horas de la tarde se encontraba a unos 50 kilómetros de Belice y a 145 kilómetros de Chetumal, en el estado mexicano de Quintana Roo en la costa del Caribe.

La tormenta tropical registraba vientos máximos sostenidos de 100 kilómetros por hora, dijo el reporte del CNH.

Se prevé que la tormenta se debilite al cruzar sobre tierra firme durante el fin de semana y que provoque la caída de entre 10 y 20 centímetros (4 a 8 pulgadas) de lluvia hasta la tarde del domingo.

Algunas zonas podrían ver hasta 38 centímetros (15 pulgadas) de precipitaciones, lo que podría generar inundaciones y deslaves.

Está previsto que la tormenta vuelva a fortalecerse a partir del lunes, luego de que cruce hacia aguas del Golfo de México, y que podría convertirse en un huracán a partir de la tarde del martes frente a las costas mexicanas.

Se prevé que la tormenta se debilite al cruzar sobre tierra firme durante el fin de semana y que provoque la caída de entre 10 y 20 centímetros de lluvia hasta la tarde del domingo.

La Guardia Costera de EE.UU. dijo que la tormenta actualmente no representa un peligro para los trabajos de la petrolera BP, que lucha por contener un enorme derrame de petróleo.

El Gobierno mexicano comenzó a evacuar a pescadores en los alrededores de Chetumal, cerca de la frontera con Belice, donde se espera que la tormenta toque tierra, pero funcionarios de Protección Civil del estado dijeron que no preveían peligro para los cerca de 35,000 turistas en el estado.

Al menos tres buques de crucero que estaba previsto que arribaran a la isla de Cozumel -frente a la costa mexicana- durante el fin de semana fueron desviados hacia otras localidades, dijeron autoridades portuarias.

En el balneario de Cancún, al norte de Chetumal, se veía un cielo nublado y lluvias, pero la situación se mantenía normalmente y no habían planes inmediatos para suspender actividades.

Advertencias. El centro de huracanes dijo que un aviso de tormenta tropical, que significa que se esperaban condiciones de tormenta tropical dentro del área en las próximas 36 horas, estaba en vigor para la costa de Belice y la costa este de la Península de Yucatán de México, desde Chetumal a Cancún, y las islas de Roatan, Guanaja y Utila en Honduras.

Una alerta de tormenta tropical, que significa que se esperan condiciones de tormenta tropical en las próximas 48 horas, estaba en vigor para la costa de Honduras hasta la frontera con Guatemala.

Las depresiones tropicales, masas de tormentas eléctricas, reciben un nombre cuando sus vientos sostenidos alcanzan los 63 kilómetros (39 millas) por hora.

La temporada de huracanes del Atlántico se extiende entre el 1 de junio y el 30 de noviembre y meteorólogos pronostican que este año será muy activo.

Los huracanes que se forman con las aguas cálidas del mar y las temperaturas tropicales de la superficie del Atlántico son más altas que lo usual este año. En el Pacífico, los huracanes Celia y Darby se habían debilitado a la categoría 1, y no se preveía que se acercaran a las costas mexicanas.