Houston, EE.UU. El servicio costero de Estados Unidos aprobó el uso de barcazas con aspiradoras para aguas poco profundas, para así remover crudo del derrame del Golfo de México que ya alcanzó las aguas de Luisiana.

La guardia costera había retirado temporalmente el uso de las gabarras –embarcaciones más grandes que las lanchas- ante preocupaciones sobre su estabilidad y la aptitud de su equipo salvavidas y contraincendios.

Agentes dijeron el jueves que sus preocupaciones habían recibido respuesta y que la guardia costera apoya el proyecto para aspirar crudo con lanchones.

"Luchar contra el petróleo es nuestra prioridad. Sin embargo, nunca comprometeremos la seguridad de todos quienes están trabajando duramente en terreno", dijo el capitán de la guardia costera Roger Laferriere.