La intención de un grupo de empresarios de construir una terminal especializada en el embarque de minerales en Izabal, responde al aumento en el movimiento de carga que el níquel registró el año recién pasado.

Según las estadísticas de la Comisión Portuaria Nacional (CNP) —a noviembre último— la exportación de este mineral registró una tasa de crecimiento del 274% en el 2013, en relación con el 2012.

Las cifras detallan que por granel sólido se movilizaron 653.042 toneladas métricas (TM), mientras que en el 2012, las exportaciones alcanzaron los 175 mil TM en la Empresa Portuaria Santo Tomás (Empornac), Izabal.

El aumento en ese período fue de 478 mil TM de níquel.

Las venta de ese mineral se activó en octubre del 2012, desde las instalaciones de Empornac.

El proyecto del Puerto San Martín está ligado a los inversionistas de la Compañía Guatemalteca de Níquel (CGN) que extrae ese mineral en El Estor, Izabal.

La compañía Grunerde S.A., constituida en noviembre del 2013, pretenden efectuar una inversión de Q216,49 millones (US$27 millones) en lo que sería el tercer puerto de Izabal.

A noviembre, la Empornac había movilizado en embarque 3,19 millones de TM, de ese total el 20% fue graneles sólidos o minerales y el 47% fue de contenedores.

3976

Ingresos. Según las estadísticas de comercio del Banco de Guatemala, el ingreso de divisas por la venta de níquel es de US$67 millones, de enero de noviembre del 2013.

En tanto que el Estado recibió en el primer semestre del 2013, en concepto de regalías voluntarias por parte de la CGN, Q1,2 millones por 169 mil TM exportadas.

El níquel —ya procesado— es materia prima para la fabricación de acero inoxidable.

El níquel está en piezas de vehículos, computadoras, teléfonos celulares, así como en la industria de la aeronavegación, instrumentos quirúrgicos, en las baterías, entre otros.

Especializada. Para Guillermo Rodríguez Mahuad, directivo de la Cámara de Comercio de Guatemala y experto en temas de logística, la construcción de una terminal especializada puede ser una solución al congestionado sistema de puertos.

“Un puerto para minerales sería lo más adecuado porque ingresarían barcos graneleros que cargarían material directo a sus bodegas”, subrayó.

Explicó que la carga sería mucho más rápida porque el material de exportación estaría acumulado en una plataforma del puerto.

Rodríguez Mahuad expuso que para la autorización de la construcción del nuevo puerto, además de los requerimientos ambientales, se deben cumplir otros permisos, como el de la Municipalidad de Puerto Barrios, dictámenes y regulaciones por parte de la CPN, Ministerio de Economía y Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia.

Dato. 20% representó la carga de  embarque de níquel en la Empornac en el 2013.