El gobierno de Guatemala asignará unos US$5.1 millones para atender la emergencia por la roya del café, la cual amenaza con devastar la producción del grano en ese país y destruir miles de empleos.

Se espera que el presidente Otto Pérez Molina declare este viernes la emergencia fitosanitaria para el sector, informó el matutino guatemalteco El Periódico.

“Se revisó el tema en el Gabinete y se decidió declarar el Estado de Emergencia sectorial”, declaró el mandatario.

Los recursos para el combate de la roya se utilizarán para capacitar a los pequeños productores sobre cómo recuperar sus cultivos, adquirir pesticidas para combatir el hongo. Además, se facilitará víveres durante cuatro meses a las familias afectadas.

Según Roxana Baldetti, vicepresidente de la República, con dichas medidas el Estado asumirá la responsabilidad del 45% de los 90,000 caficultores impactados por la plaga.

Trascendió además que se disminuirá la tasa de interés a los préstamos del Fideicomiso de Apoyo Financiero para los productores del sector cafetalero del actual 7% al 2%, y se ampliará el plazo.

Nils Leporowski, presidente de la Asociación Nacional del Café (Anacafé), calificó de insuficientes los recursos que se darán a los pequeños productores, pero que de alguna manera ayudará a reducir la pérdida de empleos.

“Son insuficientes, pero peor es nada”, dijo Leporowski al matutino. Además, la efectividad dependerá de la agilidad del Ministerio de Agricultura para que los recursos e insumos lleguen a tiempo a los productores.

Anacafé pronostica una caída del 15% en la producción para la cosecha 2012-2013 de 40% en la siguiente.

Las divisas por las exportaciones de café representaron ingresos por $958.1 millones, una reducción del 18.4% con respecto a 2011, según cifras del Banco de Guatemala (Banguat).