Ciudad de Guatemala. La cúpula empresarial y dirigentes sindicales están organizándose para dar vida al Consejo Económico Social (CES), planteada como una instancia de diálogo permanente.

Se trata, por el momento, de una declaración de buenas intenciones que el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Industriales, Comerciales y Financieras (Cacif) y la Unión Guatemalteca de Trabajadores (UGT) le comunicaron al vicepresidente del país, Rafael Espada.

Las partes presentarán una iniciativa de ley en el Congreso para la constitución del CES en las próximas semanas.

Felipe Bosch Gutiérrez, del Grupo Promotor del CES, dijo al matutino guatemalteco El Periódico que la iniciativa será guiada por objetivos de nación, en el marco de una discusión intersectorial que procure consensos.

"Creo que puede ser una fuga a la presión, donde se hablen temas intersectorialmente y con los entes del Estado", agregó Bosch al mencionado rotativo.

Por el contrario, la carencia de un espacio de diálogo provoca una mayor radicalización social, sostuvo por su lado Carlos Amador, presidente del CACIF, en declaraciones a Prensa Libre.

Adolfo Lacs, dirigente de la UGT, dijo a El Periódico que el mayor beneficio será contar con la plataforma abierta para discutir temas, aunque adelantó que no en todos se logrará consenso.

La propuesta considera que el financiamento del CES proceda de fondos estatales, al estilo de los modelos aplicados en Europa y América Latina.

Espada dijo que el proyecto es consistente con la obligación presidencial de mantener la unidad nacional, pero también requiere un compromiso de largo plazo de los participantes.

“Es muy bonito tenerlo por escrito, pero no se ha llevado a cabo, pese a que este tipo de pactos y de decisiones conjuntas edifica al país, lo más importante es darle seguimiento, que todos los grupos den su voluntad y que se mantenga”, dijo en declaraciones vertidas a Siglo XXI.