El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, aseguró este sábado que existen empresas interesadas en reactivar el proyecto del ferrocarril y que podrían absorber alrededor de US$11,5 millones, monto resuelto por el arbitraje del Ciadi este viernes último, cuya resolución favorece a Guatemala porque retoma la administración ferroviaria.

Pavel Centeno, ministro de Finanzas, afirmó que el Estado podría pagar ese monto para cumplir con los plazos que se fijen y evitar el cobro de intereses, pero ese dinero se recuperaría al concretar un contrato con nuevos inversionistas, que aún se analizan.

El funcionario reconoció que para ello deben buscar los recursos en el presupuesto.

Centeno refirió que harán una revisión de los pagos que ha efectuado el país a Ferrovías, con el fin de determinar a cuánto asciende la deuda.

Más que mostrar preocupación por el monto, el mandatario, quien ofreció declaraciones luego de la celebración del Día del Ejército, se mostró satisfecho porque la resolución del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas e Inversiones (Ciadi) permite al Estado recuperar el derecho de la vía férrea.

“Guatemala vuelve a adquirir los derechos de la línea férrea; ese activo es muy valioso para el país. Existen varias ofertas de interesados que negociaron con el dueño anterior y consultaron al Gobierno si estaba de acuerdo que ellos pagaran la deuda”, expuso Pérez Molina.

Añadió que se hará un análisis para la próxima concesión y así tener operando el sistema de trenes, en corto plazo.

Aunque dijo que hay varias empresas interesadas, no brindó mayores detalles.

Representantes de la empresa señalan que el monto del adeudo podría llegar a US$15 millones al incluir otros gastos efectuados durante el arbitraje.