Ciudad de Guatemala. El gobierno de Guatemala está evaluando una solicitud hecha por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que pide el cierre de la única mina grande de oro en el país argumentando posible impacto al medio ambiente.

La comisión, que es parte de la Organización de Estados Americanos (OEA), solicitó el mes pasado a la empresa canadiense Goldcorp que suspendiera sus operaciones en la mina Marlin, señalando que fuentes de agua aledañas han sido contaminadas.

Goldcorp dijo esta semana en un comunicado que los alegatos de la comisión carecen completamente de fundamento, pero el gobierno de Guatemala estudia la petición para decidir si tomará alguna medida, aunque dio señales de que el cierre es poco probable.

"Todavía no se ha respondido al requerimiento de la CIDH. Se están evaluando los temas, porque el presidente quiere tomar una decisión que realmente sea de beneficio de Guatemala", dijo Giuseppe Calvinisti, portavoz de la oficina del presidente Alvaro Colom.

Colom dijo a reporteros la semana pasada que estaba esperando reportes por parte de varios ministerios antes de tomar su decisión. "No hay fundamento para eso (cerrarla)", dijo el mandatario la semana pasada.