Otto Pérez Molina pondrá manos a la obra vial. El presidente de Guatemala anunció ayer la inversión de US$1.525 millones en la modernización de la red de carreteras y puentes, durante su gestión.

“No podemos hablar de un país dispuesto a competir a nivel regional si no tenemos las condiciones de puertos, aeropuertos y carreteras en buen estado”, dijo Pérez, durante la IX Feria Internacional de la Construcción, según el matutino guatemalteco El Periódico.

Entre los proyectos anunciados destacan dos carreteras transversales: la primera, que conectará los puertos de Santo Tomás de Castilla, en Izabal, en el Atlántico, con puerto Quetzal, en Escuintla, ubicado el Pacífico, la cual costará unos US$450 millones.

La segunda interconectará las fronteras de México y El Salvador, a través de la CA-12. Para esta, se necesitarán US$650 millones, indicó Alejandro Sinibaldi, ministro de Comunicaciones.

Oras obras que contempla la actual administración incluyen un puente de ingreso a la capital, a un valor de US$65 millones, otros US$135 millones en rutas alternas en la ciudad capital y US$225 millones para las carreteras en los municipois que contemplan el programa Hambre Cero.

“El programa maestro de infraestructura busca aprovechar la posición geográfica de nuestro país. En los próximos 15 días estaremos evaluando el financiamiento que tenemos a la mano”, dijo Sinibaldi al referido periódico.

El economista Miguel Gutiérrez califica a los proyectos de espectaculares, pero considera que tomará mucho tiempo ordenar las finanzas públicas. De momento, Guatemala es uno de los países que se está endeudando de la forma más cara en el mundo, recordó.