El Instituto Nacional de Electrificación (INDE) relanzará los proyectos de tres hidroeléctricas, ya que las autoridades afirmaron que de no retomarlos se corre el riesgo de que para el 2022 la energía que genera no será suficiente para atender la demanda de la tarifa social y de las empresas eléctricas municipales.

Se prevé que a mediados del 2013 se convocará la primera licitación, para construir la hidroeléctrica Xalalá.

El gerente del INDE, Marinus Boer, dijo que el proyecto más próximo sería Xalalá y mantienen la idea de lanzarlo para generar 180 megavatios como se convocó en la primera licitación, la cual se declaró desierta en noviembre del 2008.

La inversión para este proyecto sería de US$360 millones, mientras que con Serchil, el segundo proyecto, se prevé generar cien megavatios, el dato preliminar de inversión es de US$250 millones.

En el caso de la tercera hidroeléctrica, Chulac, aún se deben hacer análisis de los suelos.

El INDE genera al año 2.655 GWh (Gigavatios), que significan el 31% de la producción nacional, su último proyecto grande fue la hidroeléctrica Chixoy, con capacidad de 278 megavatios, en 1982.

Respecto de los procesos de licitación, Boer expuso que buscarán que sean exitosos y para evitar que se declaren desiertos, como el caso del 2008, se trabaja en brindar certeza jurídica, se tiene apoyo de la Presidencia de la República y se ofrecerá un mayor acompañamiento del Estado para resolver problemas sociales y evitar el rechazo de los proyectos.

Tarifa Social. Tanto Boer como el ministro de Energía y Minas, Érick Archila, quien también preside el INDE, aseguraron que continuará el subsidio para los usuarios de la Tarifa Social y el aporte para la Tarifa Solidaria, los cuales, indicaron, no se ha previsto modificar.

Para el presente año se prevé que ese instituto aporte Q900 millones de subsidio. Desde el 2001 a la fecha se registra un aporte de Q6 mil millones.

La demanda de la tarifa social crece entre 3% a 4% anual, y la demanda de las Empresas Eléctricas Municipales crece de 3% a 9,4%, cifras por arriba del aumento anual nacional que está entre 4% a 6%.

Las distribuidorasDeocsa, Deorsa y Eegsa lanzarán la segunda licitación para adquirir 590 megavatios para cubrir el aumento de demanda y vencimiento de contratos del 2015 al 2030.

Millones de personas no tienen electricidad. De los 14,7 millones de habitantes en Guatemala, solo el 82,7% tuvo cobertura eléctrica en el 2010, y, según datos preliminares del Ministerio de Energía y Minas (MEM), el 82,5% en el 2011.

Es decir, que alrededor de 2,5 millones de personas no poseen el servicio de energía eléctrica.

Dentro del Plan de Electrificación Rural, US$47 millones (Q376 millones) se invertirán para cubrir nuevos usuarios en el Sistema Nacional Interconectado.

Además, US$7,4 millones (Q59,2 millones) serán para proyectos de electrificación rural, con sistemas aislados y recursos  renovables (paneles solares y otros).

El diagnóstico para este año se finalizará en mayo y el plan maestro, en julio.

Cobertura. El INDE continuará las obras dentro del Plan de Electrificación Rural (PER) y durante esta administración prevé invertir Q376 millones (US$47,8 millones) para conectar a 30 mil nuevos usuarios (168 mil personas) informó la directora del programa, Carolina Grajeda.

La intención es que con este y otros programas pueda aumentarse la cobertura a 90% en los cuatro años,  dijo el gerente del INDE.

Desde hace años, la cobertura  se encuentra estancada. Según datos del MEM, el índice de electrificación pasó de 85,1% en el 2006 a  82,7% en el 2010, los que refieren que en el 2011 cerró en 82,5%.

Los hogares que se conectarán con el PER son de los departamentos con menos cobertura, como Alta y Baja Verapaz, Quiché, Petén y Huehuetenango, con inversión de Q192 millones (US$24,4 millones) y se incluyen 175 kilómetros de líneas de transmisión y seis nuevas subestaciones. En el caso de Petén, se completará el anillo de red eléctrica, con Q84 millones.

El PER empezó  en 1999, y a la fecha se han invertido  Q2.360 millones (US$300,6 millones) y se prevé llegar a  Q2.640 millones.