De acuerdo con las proyecciones del Banco de Guatemala (Banguat), este año esa industria tendrá una participación del 2,9% en el Producto Interno Bruto (PIB), y un crecimiento del 3,9%, dos puntos porcentuales por encima del 0,9% registrado en el 2011.

Óscar Sequeira, coordinador de la Comisión de Estadística de la Cámara Guatemalteca de la Construcción (CGC), señaló que si bien las cifras son alentadoras, aún están por debajo de las registradas antes de la crisis económica del 2008.

Sequeira manifestó que uno de los subsectores que dinamiza la actividad de la construcción es el de la vivienda, ya que se prevén mejoras en la producción y venta de casas, y consecutivamente el aumento de las licencias y de áreas de construcción, así como de la cartera de crédito.

Según Xavier Andrade, presidente la Asociación Nacional de Constructores de Vivienda (Anacovi), la producción anual de viviendas en el país se estima entre 20 mil y 22 mil, por lo que para este año se esperaría la misma cifra.

Indicadores. Julio Suárez, vicepresidente del Banguat, expuso que uno de los indicadores del sector de vivienda es el crecimiento de la superficie autorizada de construcción.

Suárez ejemplificó que en el departamento de Guatemala se prevé que este año el total de área autorizada de construcción crecerá en 36,6%, luego de haber registrado una caída del 13,1% en el 2011, y una disminución del 34,9% en el 2010.

El funcionario también señaló que las licencias de construcción en el área metropolitana crecerán en 25,6% este año, y la construcción privada de vivienda en el departamento de Guatemala aumentará en 32,2%.

Suárez señaló que esta evolución es congruente con el desempeño de la economía en general.

“En toda la región, el sector de la construcción demuestra que se ha recuperado a partir del año pasado. El promedio de participación de esta actividad en el PIB, a escala centroamericana, es de 3,7%”, indicó el vicepresidente del Banguat.

Otro indicador que explica el dinamismo del sector de la construcción en general es el aumento de la cartera crediticia para financiar esta actividad. “Aunque, en general, viene al alza, aún está estancada”, aclara Suárez.

Sequeira, por su parte, refirió que lo que determinará el desempleo de la construcción este año, será la inversión privada, ya que a nivel público, las asignaciones para obras se contrajeron.