Tikal es un ícono del turismo en Guatemala. Sin embargo, a pesar de su reconocimiento, las visitas al antiguo centro ceremonial maya cayeron 16,5% en 2010.

El parque reportó 142,152 turistas nacionales y extranjeros, y estudiantes, según datos del Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat), retomados por el periódico Prensa Libre.

Al detallar el ingreso de turista extranjero, solamente se recibieron 67.222, es decir, 22,9% menos que en 2009.

Los ingresos en taquillas fueron de US$1,48 millones, una baja de 20,4% con respecto al año pasado.

La pérdida de atractivo de Tikal no es nueva. Desde 2006 el número de asistencias va en picada y acumula un retroceso de 44,2%.

Empresarios consultados por Prensa Libre acusan la disminución a problemas de logística y la inseguridad.

Carlos Jiménez, presidente de la filial de la Cámara de Turismo de Petén, dijo al rotativo que existen problemas de conectividad aérea y terrestre.

Se perdieron frecuencias de Continental y Aerocaribe. En la actualidad solo llegan vuelos de TACA y de Transportes Aéreos de Guatemala.

También se prohibió la entrada de autobuses de pasajeros procedentes de México, en respuesta a una restricción impuesta por el país vecino.

Jorge Samayoa, director del Inguat, está conciente de los problemas. Reveló que se platica con AeroMéxico, Delta y British Airways para incrementar la oferta aérea hacia Petén y también se gestiona el reingreso de buses mexicanos.

Vinicio Bobadilla, presidente de la comisión de turismo de la Cámara de Comercio Guatemalteco Americana, indicó que los turistas están atemorizados porque perciben el narcotráfico y la inseguridad en el sector.

Por ejemplo, las agencias de viaje de Alemania dejaron sistemáticamente de promocionar a Guatemala como destino, dijo por su lado Jiménez.

“Los operadores decidieron no más... No van a arriesgar a ningún turista en paquetes organizados”, agregó el empresario petenero.

Tikal es el segundo destino turístico del país. El primer lugar es Antigua Guatemala, según el Inguat.